Asociación Comunidad “Papa Juan XXIII”

Asociación Comunidad “Papa Juan XXIII”

associazione-comunita-papa-giovanni-xxiii

 

DENOMINACIÓN OFICIAL

Asociación Comunidad “Papa Juan XXIII” 

 

DENOMINACIÓN HABITUAL

Comunidad Papa Juan XXIII

 

FUNDACIÓN

1968

 

HISTORIA

Al final de los años cincuenta, la convicción de la importancia de estar presentes entre los jóvenes, a quienes enseñaba religión, llevó a don Oreste Benzi, sacerdote de la diócesis de Rimini (Italia), a iniciar una serie de actividades para favorecer un “encuentro simpático con Cristo” para atraer a la mayor parte de adolescentes que en su formación tienen encuentros decisivos con todos menos con Cristo. Parte de este proyecto fue la construcción de una casa en la montaña en la que miles de muchachos alejados de la Iglesia y con riesgo de desviaciones pudieron hacer y todavía hacen una experiencia liberadora para elegir los valores cristianos haciendo que sean parte del propio ciclo vital. En 1968, con un grupo de jóvenes que se ofrecieron para pasar sus vacaciones animando los encuentros en la montaña y con otros sacerdotes, don Benzi inició la Asociación “Comunidad Papa Juan XXIII”. El encuentro con personas que “en la vida no podrán valerse por sí mismos” (discapacitados, marginados, excluidos, olvidados) y la disponibilidad total de algunos jóvenes hizo posible que en 1972 se abriera la primera casa familia. El 7 de octubre de 1998, el Consejo Pontificio para los Laicos decretó el reconocimiento de la Asociación “Comunidad Papa Juan XXIII” como asociación internacional de fieles de derecho pontificio.

 

IDENTIDAD

La vocación de los miembros de la Comunidad consiste en conformar la propia vida con Cristo que cumple constantemente la voluntad del Padre. Movidos por el Espíritu a seguir a Jesús pobre y siervo, se comprometen a compartir la vida de los últimos viviendo con ellos, haciéndose cargo de su situación, arrimando el hombro a su cruz. El amor a los hermanos pobres tiene que llevar a eliminar las causas que provocan las carencias y lleva a la Comunidad a un serio compromiso social para construir un mundo más justo y ser voz de los que no tienen voz. Esta vocación se vive dando espacio a la oración y a la contemplación, llevando una vida pobre, dejándose guiar en la obediencia, viviendo la fraternidad según el Evangelio.

 

ESTRUCTURA

La Comunidad está dirigida por un Responsable central elegido por los miembros. La Asociación está dividida en zonas guiadas por responsables elegidos por los miembros de la zona. El Responsable central y los Responsables de zona forman el Consejo de gobierno. Los miembros se agrupan en núcleos distribuidos en todo el territorio donde la Asociación está presente. El núcleo, guiado por un Responsable núcleo, tiene como fin la santificación y es el ámbito donde se ayuda a vivir la vocación. Los distintos servicios generales existentes en el seno de la Asociación están dirigidos por animadores elegidos por el Consejo de gobierno. En las zonas actúan animadores de los servicios de zona elegidos por los miembros de zona. A la Comunidad se puede pertenecer como miembros efectivos, que han reconocido su pertenencia como una vocación definitiva en la que han sido confirmados por el Consejo de gobierno; como miembros que viven el período de verificación vocacional durante el cual experimentan a pleno título la vida de la Comunidad y participan en las Asambleas, sin derecho al voto. El período de verificación tiene que durar al menos un año. A la vida y actividades de la Asociación participan también otras personas que no pertenecen a ella, como objetores de conciencia y voluntarios.

 

DIFUSIÓN

La Comunidad cuenta con unos 1.287 miembros efectivos y 215 miembros en período de verificación vocacional. Está presente en 18 países distribuidos del siguiente modo: África (4), Asia (3), Europa (6), Sudamérica (5).

 

OBRAS

La acción de la Comunidad en el vasto mundo de la marginación ha dado origen a numerosas casas familia, donde personas o matrimonios son por un período de tiempo limitado o de forma definitiva padres y madres, hermanos y hermanas de personas con discapacidades, menores en dificultad y drogadictos, alcohólicos, personas con problemas psíquicos; comunidades terapéuticas para la recuperación de drogadictos; casas de oración; estructuras para chicos de la calle; centros para adolescentes y jóvenes: cooperativas sociales que promueven actividades educativas u otras actividades que integran a personas con minusvalías; estructuras para vacaciones de intercambio; centros de primera acogida generalizada; casas para muchachas liberadas de la esclavitud de la prostitución; casas de fraternidad y casas de primera acogida. Son numerosas además las iniciativas propias para los que desean acercarse al camino de la Asociación y compartirlo durante un período limitado de la propia vida. Puede tratarse de voluntariado, servicio civil, operación Paloma (una presencia no violenta en los frentes opuestos de las zonas en guerra), la acción misionera orientada también a la promoción de proyectos multisectoriales para el autodesarrollo de los países pobres.

 

PUBLICACIONES

Sempre, mensual.

 

PÁGINA WEB

http://www.apg23.org

 

SEDE CENTRAL

Asociación “Comunidad Papa Juan XXIII”

Via Mameli, 1

I - 47900 Rimini

Tel. [+39]0541.54719/55503 - Fax 0541.22365

E-mail: info@apg23.org