Sedula Mater

CARTA APOSTOLICA
EN FORMA DE «MOTU PROPRIO»
DEL SUMO PONTÍFICE
FRANCISCO

con la que se instituye el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida

La Iglesia, madre atenta, desde siempre, a través de los siglos, ha prestado atención y cuidado hacia los laicos, la familia y la vida, manifestando el amor del Salvador misericordioso hacia la humanidad. Nos mismo, teniendo esto bien presente en razón de Nuestro oficio de Pastor del rebaño del Señor, nos consagramos prontamente a disponer toda cosa para que las riquezas de Jesucristo se derramen apropiadamente y con profusión entre los fieles.

A tal fin, proveemos solícitamente a que los Dicasterios de la Curia Romana sean conformados a las situaciones de nuestro tiempo y se adapten a las necesidades de la Iglesia universal. En particular, Nuestro pensamiento se dirige a los laicos, a la familia y a la vida, a los que deseamos ofrecer sostén y ayuda, para que sean testimonio activo del Evangelio en nuestro tiempo y expresión de la bondad del Redentor.

Por tanto, después de haber valorado todo con atención, con Nuestra autoridad Apostólica instituimos el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, que estará disciplinado por especiales Estatutos. Las competencias y funciones que pertenecen al Consejo Pontificio para los Laicos y el Consejo Pontificio para la Familia serán transferidas a este Dicasterio desde el próximo 1 de septiembre, con definitivo cese de los mencionados Consejos Pontificios. Cuanto establecido deseamos que tenga valor ahora y en el futuro, no obstante cualquier cosa contraria.

En Roma, cerca de San Pedro, bajo el anillo del Pescador, 15 de agosto de 2016, en la solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, Jubileo de la Misericordia, año IV de Nuestro Pontificado.

 

Francisco