31 de enero de 2017

San Juan Bosco, padre y maestro de la juventud

La memoria de San Juan Bosco no pasa desapercibida en el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, sobre todo cuando se acaba de iniciar el proceso de preparación para la próxima Asamblea del Sínodo de los Obispos sobre el tema de la fe y del discernimiento vocacional en los jóvenes.

“Padre y maestro de los jóvenes”, como lo define la liturgia de hoy, Don Bosco dedicó por completo su vida de sacerdote a la salvación de estos y fue un gran educador.

Fue proclamado santo el domingo de Pascua de 1934, al final del año de la Redención

Cincuenta años más tarde, al concluir el Jubileo de la Redención de 1984, durante un Domingo de Ramos, Juan Pablo II confió a los jóvenes de todo el mundo la cruz del Jubileo, ahora conocida como la cruz de las JMJ.

Que san Juan Bosco, por su intercesión acompañe a la Iglesia en su camino sinodal, así como la cruz de las JMJ preparará el terreno en América Central para el evento que tendrá lugar en Panamá en 2019.