05 de septiembre de 2018
Jóvenes santos

Anna Kolesarova ya es beata

La joven eslovaca que murió en 1944 defendiendo su pureza fue proclamada bienaventurada en Kosice

"Modelo de vida para los jóvenes para que redescubran la belleza del amor auténtico, así como el valor de la pureza”. Estas fueron algunas de las palabras pronunciadas por el cardenal Angelo Becciu, nuevo prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, recordando la vida de Anna Kolesárová el día de su beatificación, el 1 de septiembre, en el Estadio Lokomotíva de Košice. La joven eslovaca de 16 años fue asesinada, el 22 de noviembre de 1944, por defender su castidad ante un soldado soviético. "El martirio de la virginidad - subrayó el prefecto haciendo alusión a Santa María Goretti, y a muchas otras jóvenes que eligieron permanecer puras - sigue dando testimonio de la fuerza del amor de Dios y por Dios, amor que siempre prevalece sobre la maldad del hombre".  

De cara al próximo Sínodo de los obispos dedicado a los jóvenes, el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos exhortó a no traicionar el amor verdadero, a ser conscientes de que vale la pena sacrificarlo todo por el Señor y a conservar lo que es precioso. "Todos somos conscientes de lo esencial que es salvaguardar la creación, trabajar por la pureza del aire, del agua y de los alimentos. Es igualmente y quizás más necesario - subrayó el prefecto Becciu - salvaguardar la pureza de las cosas más valiosas que poseemos: nuestros corazones y nuestras relaciones interpersonales". "No se puede improvisar ser héroes ni santos", dijo en su homilía, añadiendo que Anna Kolesárová "llegó preparada al martirio -afirmó el purpurado en la Misa de Kosice, Eslovaquia- gracias a su solida vida espiritual, alimentada por la oración cotidiana y la asiduidad a los sacramentos".