24 de junio de 2022
#WMOF22

#WMOF22: El matrimonio es una vocación para la que hay que prepararse con esmero

El tercer día, la conferencia de Gabriella Gambino y Giovanni Nuzzi sobre los itinerarios catecumenales para la vida conyugal
gabriella gambino e giovanni.jpeg

 

El segundo día del Congreso Teológico Pastoral estuvo dedicado a la profundización de la vocación matrimonial. Por la mañana, después de la misa presidida por card. De Donatis, Vicario de Su Santidad para la Diócesis de Roma, la conferencia principal estuvo dedicada a la identidad y misión de la familia cristiana. En los dos paneles que le siguieron, se tocaron temas cruciales para la pastoral familiar, en particular en relación con el mundo digital y las periferias existenciales (migración, adicciones y violencia en la familia).

Abrió la tarde el informe de Gabriella Gambino, subsecretaria del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, quien, junto con su esposo Giovanni Nuzzi, expusieron el documento sobre los Itinerarios catecumenales para la vida matrimonial, publicado la semana pasada por el Dicasterio.

"¿Cuál es la mayor preocupación para nosotros los padres cuando pensamos en el futuro de nuestros hijos?" Era la cuestión central de su exposición. “Que encuentren un camino. ¿Y en particular para nosotros los padres cristianos? Que encuentren su vocación”.

Fue precisamente esta preocupación la que guio al Dicasterio en la redacción del texto que fue presentado, y que es una primera respuesta a la petición que el Santo Padre ha reiterado en numerosas ocasiones, de que los itinerarios de preparación al matrimonio sean repensados ​​en clave catecumenal.

Los itinerarios, disponibles por ahora solo en italiano y español, presentan un camino articulado que comienza con una fase de preparación remota al matrimonio, que debe comenzar desde la catequesis de los niños; en una fase de preparación próxima, que dura alrededor de un año; y en una inmediata, anterior al día de la boda.

“El texto -explicaron Gambino y Nuzzi- tiene como objetivo renovar la preparación al matrimonio de las próximas generaciones y acompañar a nuestros hijos en su vocación. No es un curso prefabricado, sino un instrumento de reflexión pastoral que, partiendo de unos principios generales, pretende ser una ayuda a las Iglesias particulares, para que puedan preparar sus caminos, en la estela de cuanto ha sugerido el Santo Padre, en base a las posibilidades y características pastorales de cada lugar, con libertad e inteligencia pastoral”.

“La esencia del catecumenado - prosiguieron los ponentes - es un camino de acogida, por parte de una comunidad, que sabe acompañarte, protegerte y animarte. Porque el matrimonio es verdaderamente una vocación”.

Los itinerarios proponen un camino que no termina el día de la boda, que no son "un punto de llegada, sino el comienzo de una vida conyugal, en la que marido y mujer adquirirán una identidad cristiana renovada, como ocurre con los sacerdotes y los religiosos. Y durante esta vida tendrán necesidad de ser acompañados”.

Gambino y Nuzzi concluyeron su emotiva y emocionante exposición sin ocultar las dificultades que trae consigo esta nueva propuesta: "El proceso que nos propone el Santo Padre será complejo: muchos quedarán perplejos sobre la viabilidad de esta propuesta, la inercia hará cansado el camino, nosotros mismos podemos estar desalentados por los obstáculos y los miedos. Pero debemos tener la valentía de hacer todo lo posible para acompañar a los jóvenes a la belleza y la abundancia de gracia del matrimonio y de la vida familiar. ¡Es una misión maravillosa, la vida de nuestros niños está en juego!”.

Durante el panel siguiente, dedicado a la formación de los acompañantes, se presentó la plataforma Goodlove, que pone al alcance de todos los padres los mejores programas de educación afectivo-sexual inspirados en la antropología cristiana. La plataforma Goodlove, accesible en www.goodlove.org, quiere ser también un recurso para todos aquellos que están llamados a colaborar con los padres en el desenvolvimiento de su misión educativa en la familia.

La jornada finalizó, de forma totalmente original, con el panel "Comunión familiar, un estilo de comunión eclesial" que tuvo lugar en quince parroquias de la periferia romana.