20 de diciembre de 2016

¡Compartid la alegría con los abuelos!

Estos son los “deberes” que el Papa Francisco ha dado a los jóvenes de la Acción Católica reunidos el pasado lunes en la Sala del Consistorio. De la certeza del amor de Dios Padre, explicó el Papa, fluye la alegría en el corazón del cristiano: “¡siempre!”. Esta es la fuente del compromiso propuesto a los jóvenes.

“Me gustaría poneros deberes. Compartir esta alegría contagiosa con todos, pero en modo especial –y estos son los deberes– con los abuelos. Pensad bien en esto: esta alegría hay que compartirla con todos, pero en especial con los abuelos. Hablad a menudo con vuestros abuelos, también ellos tienen esta alegría contagiosa. Preguntadles muchas cosas, escuchadlos, ellos tienen la memoria de la historia, la experiencia de la vida, y para vosotros será un gran regalo que os ayudará en vuestro camino. Ellos también necesitan escucharos, entender vuestras aspiraciones, vuestras esperanzas. Estos son los deberes: hablar con los abuelos, escuchar a los abuelos…

   

Contagioso es también vuestro compromiso con la paz. Además, este año habéis  vinculado  la palabra “paz” a la palabra “solidaridad” con una iniciativa en favor de vuestros coetáneos  en un barrio desfavorecido de Nápoles. Es un buen gesto, que muestra el estilo con que deseáis anunciar el rostro de Dios que es amor. ¡Que el Señor bendiga este proyecto de bien!”.