23 de octubre de 2017
Papa Francisco

De tú a tú con los jóvenes canadienses

Video-mensaje del Pontífice enviado con ocasión del programa de entrevistas sobre el Sínodo en el que participó el prefecto Kevin Farrell, en Toront.

“No dejéis que os roben vuestra juventud. No permitáis que nadie frene y oscurezca la luz de Cristo en vuestro rostro y corazón. Sed artífices de relaciones basadas en la confianza, en el compartir, en la apertura hasta los confines del mundo. ¡No alcéis muros de división, no alcéis muros de división! Sin embargo, construid puentes como lo estáis haciendo ahora a través de este intercambio extraordinario que permite que os comuniquéis de océano a océano”.

Estas fueron las palabras del Papa Francisco dirigiéndose a los jóvenes – especialmente a los canadienses- en un video- mensaje transmitido ayer por la tarde en el canal Salt & Light TV. En la sede de Toronto del canal católico canadiense fue emitido un programa de entrevistas en el que participó el prefecto de nuestro Dicasterio, el cardenal Kevin Farrel, que dialogó durante una media hora con los obispos de seis ciudades de Canadá y numerosos jóvenes sobre el tema sinodal “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

“Estáis viviendo un momento de intensa preparación al próximo Sínodo que está dirigido especialmente a vosotros y a la comunidad cristiana”, prosiguió el Papa, añadiendo que estaba seguro de que “vuestro corazón joven no permanecerá cerrado al grito de ayuda de tantos coetáneos vuestros que buscan libertad, trabajo, estudio, posibilidad de dar un sentido a su propia vida. Cuento con vuestra disponibilidad, vuestro compromiso, vuestra capacidad para afrontar los desafíos importantes del futuro con valor y dar pasos decisivos en el camino del cambiamiento”.

Por último, el Papa Francisco les dirigió una invitación: “Id al encuentro de Jesús, permaneced con El en la oración, confiaos a Él, encomendad toda vuestra existencia a su amor misericordioso y a vuestra fe; de este modo, vuestra fe será un luminoso testimonio de la generosidad y de la alegría de seguirlo – concluyó- allí donde quiera llevaos”.