20 de marzo de 2017
Barcelona

Valorizar a los jóvenes

El Simposio Europeo de Barcelona sobre jóvenes:​​ online el subsidio en doce puntos

Un subsidio en doce puntos para preparar el Simposio Europeo sobre el acompañamiento de los jóvenes (del 28 al 31 de marzo): este do­cu­men­to es el re­sul­ta­do de una con­sul­ta am­plia y de lar­go re­co­rri­do en una co­mi­sión com­pues­ta por re­pre­sen­tan­tes de cin­co ám­bi­tos pas­to­ra­les (ca­te­que­sis, es­cue­la, uni­ver­si­dad, jó­ve­nes y vo­ca­ción). El subsidio para preparar a los 250 participantes está disponible en la página web del simposio: symposium2017.ccee.eu.

En este sub­si­dio se han tra­ta­do te­mas como: 1) Je­sús y el acom­pa­ña­mien­to; 2) En­tu­sias­mo cris­tiano y vo­lun­tad de Dios; 3) Di­ver­si­dad y re­la­ción; 4) Iden­ti­dad y Vida; 5) Co­mu­ni­dad y Fa­mi­lia; 6) Fa­mi­lia e Igle­sia ; 7) Es­pe­ran­za y ple­ni­tud de vida; 8) Ale­gría y vida ; 9) Jó­ve­nes y su len­gua­je; 10) Acom­pa­ña­mien­to y Espíritu San­to; 11) Exa­men de con­cien­cia y tes­ti­mo­nio; 12) Evan­ge­li­za­ción y Cris­to.

“Los jó­ve­nes son de­ci­si­vos para la vida de la Igle­sia y de la so­cie­dad. Po­seen nu­me­ro­sos do­nes que desean com­par­tir y que es ne­ce­sa­rio va­lo­ri­zar: de­di­ca­ción, crea­ti­vi­dad, ge­ne­ro­si­dad, de­seo de co­no­cer al otro y aco­ger­lo, o me­jor, un gran de­seo de amar y de ser ama­dos, de co­no­cer la ver­dad y ad­he­rir­se a ella. Los jó­ve­nes creen que pue­dan cam­biar el mun­do y es jus­to y bueno que lo crean” afir­ma monseñor Duar­te da Cun­ha, Se­cre­ta­rio General del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa. “Acom­pa­ñar a los jó­ve­nes –continúa– es una pre­cio­sa mi­sión que Cris­to nos con­fía. Para el acom­pa­ñan­te sig­ni­fi­ca se­guir jun­to a los jó­ve­nes la Luz de Dios. La vida de quien acom­pa­ña no es ne­ce­sa­rio que sea per­fec­ta, sino que debe mi­rar a Dios y vi­vir con com­pro­mi­so la reali­dad pre­sen­te. Así, in­clu­so cuan­do el jo­ven debe su­perar los obs­tácu­los, el acom­pa­ñan­te es ca­paz de dar una orien­ta­ción, una nue­va pers­pec­ti­va que se con­vier­te en una pro­pues­ta atra­yen­te, al con­tra­rio que el con­su­mis­mo, que no con­si­gue lle­nar el co­ra­zón. Amar a los jó­ve­nes lle­va a tes­ti­mo­niar con obras y pa­la­bras que vale la pena se­guir ade­lan­te, la di­fe­ren­cia en­tre el bien y el mal y qué es la ver­da­de­ra Fe­li­ci­dad”.

El Se­cre­ta­rio General del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa pide también “cui­dar, no sólo a los jó­ve­nes, sino tam­bién a las fa­mi­lias y a las co­mu­ni­da­des para que es­tén siem­pre dis­po­ni­bles y sean más en­tu­sias­tas en su mi­sión de mos­trar a Cris­to y ca­mi­nar con El. Por este mo­ti­vo, en Bar­ce­lo­na, las jor­na­das con­ta­rán con mo­men­tos de ora­ción y la ce­le­bra­ción dia­ria de la Eu­ca­ris­tía, du­ran­te la cual se re­za­rá es­pe­cial­men­te por las vo­ca­cio­nes y por las fa­mi­lias”.