26 de enero de 2017

El vocabulario de la familia

Ha sido publicado el Instrumentun Laboris del V Congreso Americano Misionero: de la crisis a la urgencia de salvar a la familia

“América en misión: el Evangelio es alegría” es el lema del documento “La alegría del Evangelio, corazón de la misión profética, fuente de reconciliación y de comunión”, el Instrumentun Laboris que guiará los trabajos del V Congreso Americano Misionero y X Congreso Misionero de América Latina  que será celebrado en Bolivia, en julio de 2018.
El tema de la familia aparece en varias ocasiones a lo largo del documento: el punto de partida es la crisis experimentada por la institución de la familia, que se manifiesta en “la inconsistencia de los matrimonios, la provisionalidad del amor de la pareja hombre y mujer, la vida en concubinato, y abarca desde la desestructuración familiar y la desatención a los ancianos hasta el vaciamiento del contenido mismo del concepto de matrimonio al permitir ya en algunos países su utilización para regular la relación entre homosexuales”. Las conclusiones del Sínodo de la familia y de la exhortación post-sinodal Amoris Laetitia, – se puede leer en el documento -, “ofrecen buenas orientaciones para acompañar las situaciones de las familias desde la perspectiva de la misericordia, corazón del mensaje evangélico”.
Al abordar el tema de la exaltación del “valor de la familia en la misión profética de la Iglesia”, el documento hace hincapié en la “misión de trabajar por la familia humana universal”: “Uno de los retos más urgente que hoy tiene nuestro mundo es hacer del mundo global, sumido en la injusticia estructural y en la miseria de grandes masas de personas y pueblos, un hogar universal, una nueva familia humana”, derribando los “muros de la exclusión social, de la explotación económica, de la injusticia estructural y del racismo xenófobo”. Por lo tanto, la prioridad será “crear espacios de atención a los que sufren: indigentes, transeúntes, así como las familias que viven en la precariedad, en la pobreza, en el desempleo o como inmigrantes”.
La defensa de la familia, se lee más adelante: “Es una cuestión urgente. La familia es un espacio de humanización y santificación”, espacio privilegiado para la vida, “lugar del encuentro, del amor, de la gratuidad y de la experiencia afectiva”. Por lo tanto “se impone con urgencia la misión de educar para la reflexión, la escucha, la valoración mutua, el respeto, la comunicación y el encuentro, el amor, el perdón, el olvido, la alegría sana, la felicidad compartida, la serenidad, la lucidez, la armonía. Todo un vocabulario a recuperar en familia”.

 América en Misión: el Evangelio es alegría