17 de enero de 2017
Irlanda

La visita ad limina de los obispos irlandeses al Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida

El Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida recibió, el lunes 16 de enero, la primera visita ad limina desde el principio de su constitución.  Los obispos irlandeses, al completo, se presentaron en el palacio San Calisto, para hablar de la vida de sus Iglesias y para plantear preguntas y cuestiones al dicasterio que se ocupa de la fracción más amplia del Pueblo de Dios: los laicos, las familias.

El cardenal Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio, muy contento de recibir a los obispos de su país de origen, explicó que una visita ad limina es un evento para vivir en la fe, en un espíritu de comunión; un acto de sinodalidad marcado sobre todo por la escucha. Solamente a partir de esta escucha pueden surgir planteamientos y proyectos para promover junto a las Iglesias locales el laicado en la Iglesia, el cuidado pastoral y el acompañamiento de las familias.

Veintinueve obispos estuvieron presentes y varios de ellos tomaron la palabra: el arzobispo de Dublín, Mons. Diarmuid Martin – arzobispo de la sede del próximo Encuentro Mundial de las Familias en 2018 -, el presidente de la Conferencia Episcopal de Irlanda y arzobispo de Armagh, Mons. Eamon Martin y muchos otros.

La preocupación por la transmisión de la fe, cuyo lugar privilegiado es la familia; la preparación al matrimonio cristiano para las parejas jóvenes; los seminarios de estudio a nivel diocesano que se organizan para dar a conocer y profundizar la Amoris laetitia del Papa Francisco, la fe de los jóvenes y el testimonio de los laicos en la vida pública ... estos fueron los temas que más se abordaron en una reunión que duró más de una hora y en la cual fue subrayado que existe un laicado muy bien formado, bien organizado en los diferentes servicios eclesiales, pero cuya voz en el ámbito social y público habría que escuchar más y mejor.

Una Iglesia irlandesa, que "ha sido siempre muy clerical", dijo Mons. Eamon Martin en el marco de la visita, en el video que publicamos. Lo que hemos de hacer es "reafirmar la importancia de la vocación laical, fundada en el bautismo". Alentar a los laicos para que desempeñen su tarea en la edificación de la Iglesia.

Al final de la visita ad limina, todos los obispos pudieron asistir a la proyección de un video promocional del Encuentro Mundial de las Familias que tendrá lugar en Dublín en 2018, y que pronto será dado a conocer en Internet. Mons. Denis Nulty, obispo de Kildare-Leighlin - también en un breve vídeo - instó a los laicos, y especialmente a las familias, a participar en dicho Encuentro.

Ad Limina Visit - Irish Episcopal Conference