15 de marzo de 2017
Asociación Internacional de Caridades

Un servicio siempre fecundo

400 años después de su fundación, la Asociación Internacional de Caridades celebrará a lo largo de todo el 2017 un aniversario importante, un momento para dar gracias a Dios por los frutos abundantes que el carisma de San Vicente de Paúl ha producido en toda la Iglesia.

El boletín de la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha publicado hoy el mensaje, en francés, que el Santo Padre Francisco escribió el 22 de febrero a los miembros de la Asociación para la ocasión, un texto en el que se destaca el corazón lleno de ternura y de compasión de Vicente de Paul para con los pobres que trasmitió a su vez a los laicos, y especialmente a las mujeres.

El origen de la AIC remonta a 1617, año en el que San Vicente reunió en Châtillon les Dombes, en Francia, a un grupo de señoras, estableciendo de este modo las primeras iniciativas de asistencia a las familias necesitadas de la parroquia. A partir de esta experiencia se formaron diferentes grupos que se extendieron rápidamente en Europa y más allá de sus fronteras.

En su mensaje, el Papa recordó, especialmente, la figura de Santa Luisa de Marillac a la que San Vicente había confiado la animación y la coordinación de los diversos grupos de la Caridad que fueron fundados en aquella época. En ella, toda la AIC puede encontrar “la sutileza y la delicadeza de la misericordia que nunca hiere ni humilla a nadie, sino que alivia e infunde valor y esperanza”.

Mensaje del Santo Padre Francisco a la AIC