05 de octubre de 2017
Vida

Una misión renovada

El discurso del Papa Francisco a la Asamblea general de los miembros de la Pontificia Academia para la Vida

Un horizonte en el que encontramos una misión “difícil, pero también entusiástica”, donde “no faltan hombres y mujeres de buena voluntad, así como académicos y estudiosos de orientación diferente en la religión y diferente visión antropológica y ética del mundo, que comparten la necesidad de aportar una sabiduría más auténtica de la vida a la atención de pueblos, en vista del bien común”.

En este ámbito trabaja la “renovada” Pontificia Academia para la Vida: lo ha dicho esta mañana el Papa Francisco al dirigirse a los miembros de la Asamblea general con un discurso en el que la palabra “vida” se repite 34 veces.

“Hay que releer siempre de nuevo el relato bíblico de la Creación para apreciar toda la amplitud y profundidad del gesto del amor de Dios que confía a la alianza del hombre y la mujer la creación y la historia”, prosiguió Francisco, añadiendo que “esta alianza ciertamente está sellada por la unión de amor, personal y fecunda que marca el camino de la transmisión de la vida a través del matrimonio y de la familia”.