23 de agosto de 2018
Encuentro mundial de las familias

Card. Nichols (Westminster), “invitar a los jóvenes a asumir el desafío del matrimonio con el lenguaje adecuado”

"Al prepararnos para el matrimonio, tratamos de equilibrar el llamado a amarnos unos a otros con el llamado innato a acoger el don de los hijos. Planificar una familia juntos es un gran privilegio”. Esto fue dicho por el card. Vincent Nichols, arzobispo de Westminster, interviniendo esta tarde en el Encuentro mundial de las familias, que se celebra en Dublín, para profundizar el apoyo y la preparación al matrimonio a la luz de Amoris laetitia. Lo que se indica es “un amor que incluye sacrificio, perdón y sanación”. El purpurado es consciente de que "todos llegan a un matrimonio que trae heridas, grandes y pequeñas, de su pasado: desilusión, dolor, sentimiento de fracaso o pérdida de autoestima". "Estos y muchos otros dolores - dijo el cardenal - pueden ser aliviados y transformados por esta nueva y duradera relación, sostenida por nuestro amor y oración". Para hablar a los jóvenes, en su opinión, es necesario "utilizar el lenguaje adecuado" para "apelar a su capacidad de generosidad, invitándoles a asumir con entusiasmo, valentía y heroísmo el desafío de su vocación". Hablando de preparación para el matrimonio, el card. Nichols enfatizó la necesidad de "orientar el don de la sexualidad, el don del cuerpo, como parte vital de la fecundidad del matrimonio". "En el matrimonio uno vive el amor muy profundamente no sólo a través de las manos, sino aún más poderosamente a través del cuerpo”. Finalmente, el cardenal invitó a recordar que "la preparación al matrimonio es un 'viaje'", citando Amoris laetitia. "La preparación para el matrimonio no es algo que ocurre de una vez por todas. Continúa en su proyecto de toda la vida de construir juntos el futuro, aceptándose el uno al otro como inacabados y necesitados de crecimiento”.