29 de julio de 2018
Laicos santos

Chiara Corbella Petrillo, primer paso hacia la beatificación

La diócesis de Roma publica el Edicto que da inicio al proceso: “Su oblación faro de luz de la esperanza”

“Pensamos en los santos como si se tratara de héroes, personas capaces de hacer cosas especiales. No, no es así, la experiencia de Dios nunca se da por sentada”. Estas son las palabras del padre Vito D'Amato, fraile franciscano y padre espiritual de Chiara Corbella Petrillo, sierva de Dios que, seis años después de su muerte, da ahora el primer paso hacia la beatificación.
La joven murió con tan solo 28 años en 2012. Laica y madre de familia, después de casarse con Enrico Petrillo en 2008, pronto se encontró experimentando situaciones inesperadas y difíciles como la muerte de dos hijos poco después de su nacimiento. Durante el tercer embarazo, a Chiara se le diagnostica un tumor. Dado que cualquier tratamiento hubiera tenido consecuencias fatales para el feto, Chiara tomó la decisión de llevar a término el embarazo.

Si cierro los ojos me imagino a Chiara feliz, serena - añade el padre Vito en la entrevista  concedida al diario Avvenire -. Tal vez nos está mirando mientras estamos aquí para contar su historia y sonríe, ya que ella siempre sonreía".

"Su oblación permanece como un faro de esperanza, testigo de su fe en Dios, Autor de la vida, testimonio de que el amor es más fuerte que la muerte", se lee en el decreto con el que la diócesis de Roma anuncia el inicio del proceso de beatificación de Chiara, y que se mantendrá fijado a las puertas de la vicaría durante dos meses mientras se procede a recoger la documentación necesaria para que se inicie el proceso.