10 de abril de 2018
Papa Francisco

Santidad: un llamado universal

Exhortación apostólica “Gaudete et exsultate”: se llega a ser santo viviendo las bienaventuranzas

Este el espíritu de alegría que el Papa Francisco ha decidido reflejar al inicio de su última exhortación apostólica "Gaudete et exsultate". "Alegraos y regocijaos", es el título del documento, que recuerda las palabras que Jesús dirige "a los perseguidos o maldecidos por su causa".

En los cinco capítulos, que corresponden a 44 páginas y 177 párrafos, el Papa Francisco no escribe "un tratado de santidad con tantas definiciones y distinciones", sino que esboza un modo de "hacer resonar de nuevo el llamado a la santidad", indicando "sus riesgos, sus desafíos, sus oportunidades".

El Papa habla del "llamado a la santidad" en el primer capítulo, seguidamente habla de los enemigos de la santidad -el gnosticismo y el pelagianismo- y por último,  en el tercer capítulo, se centra en las teorías de la santidad. En el cuarto capítulo Francisco repasa las características "indispensables" para comprender el estilo de vida de la santidad, y concluye en el quinto capítulo invitándonos a "luchar" contra el "Maligno" que, escribe, no es "un mito", sino "un ser personal que nos acosa".

Si, escribe el Papa, "para un cristiano no es posible pensar en la propia misión en la tierra sin concebirla como un camino de santidad", este último está hecho de “pequeños gestos” cotidianos y, en particular, Francisco pide que se cuide de los jóvenes, a menudo "expuestos – subraya - a un constante zapping” en mundos virtuales alejados de la realidad.