19 de junio de 2019
#YouthForum19

Los Jóvenes y la Iglesia en un mundo que cambia

El primer día del 11º Foro Internacional de la Juventud

“En el tiempo del Sínodo hemos compartido, hemos luchado juntos, hemos trabajado juntos, nos hemos regocijado juntos para ser Iglesia juntos”: con estas palabras S.Em. el card. Lorenzo Baldisseri ha reunido en Ciampino a jóvenes de todo el mundo con motivo del XI Foro Internacional de la Juventud, en el corazón mismo del Sínodo dedicado a ellos, reviviendo con ellos la experiencia apasionante y fecunda del camino sinodal.

Este primer día de trabajo, que comenzó con el saludo de S.Em. el card. Kevin Farrell, ha sido dedicado al tema: “El camino sinodal y su impacto en las Iglesias locales”.

El encargado de transmitir el evento es el padre Giacomo Costa, secretario especial del Sínodo sobre los jóvenes, que ha subrayado el ambiente de acogida, de autenticidad y de libertad en el que se desarrollan los trabajos: “En el camino sinodal el diálogo entre los obispos y los jóvenes ha sido fecundo y han surgido muchas preguntas: el deseo de ser escuchados, la importancia y las dificultades con las familias y con el mundo del trabajo, las cuestiones planteadas por el mundo digital, la globalización, la inmigración, las cuestiones ecológicas, la experiencia de un enfriamiento en la vida de las comunidades eclesiales y las liturgias y, sobre todo, el deseo de una Iglesia auténtica, cercana, transparente y comprometida”.

Las otras intervenciones de la mañana, a cargo de los jóvenes auditores del Sínodo y de los agentes de pastoral juvenil que trabajaron en la preparación del mismo Sínodo, confirmaron este clima de escucha y de afecto, así como la fuerte impresión que suscitó en ellos la atención y el cuidado que se les prestaba cada día, durante los trabajos, por parte de los Padres sinodales y, sobre todo, por parte del Papa Francisco.

Los trabajos en grupo de la tarde se centraron en la segunda parte del tema - el impacto en las Iglesias locales - con una evaluación todavía en curso que parte de la constatación de que, en las diferentes realidades, la acogida del Sínodo es desigual, pero que, sin embargo, es importante que se haya prestado atención a los jóvenes: el Sínodo, en todo caso, es un proceso, no un acontecimiento cerrado, y nos toca a nosotros ponerlo en práctica en la vida cotidiana de las Iglesias locales.

El día terminó con la Santa Misa celebrada por S.Em. el card. Baldisseri.