17 de octubre de 2019
Jóvenes

El testimonio de la generosidad

Una Misa en el Centro San Lorenzo conmemoró la Fundación Juan Pablo II como un signo de continuidad

La Misa celebrada en la tarde del sábado 28 de septiembre en el Centro internacional juvenil de San Lorenzo fue un momento muy especial y brindó la ocasión para agradecer el trabajo de Marcello Bedeschi y su equipo por sus casi treinta años de servicio como presidente de la Fundación Juan Pablo II para la Juventud y el inicio de los trabajos del nuevo Consejo de administración y de la nueva presidente, Carmen Aparicio Valls.

En la homilía de la Misa, el secretario de nuestro Dicasterio, P. Alexandre Awi Mello, reflexionó ampliamente sobre el tema de la generosidad, con la cual, dijo, “Marcello y sus colaboradores han guiado a la Fundación desde sus inicios, hace 30 años, a petición de San Juan Pablo II. A través de vuestro servicio a las JMJ -continuó-, os habéis ocupado especialmente de los jóvenes ‘Lázaros’, que necesitaban un ‘Padre Abraham’ que les acogiera ‘en su seno’ y les ayudara a descubrir la alegría de sentirse amados y acogidos en el corazón de Dios, la alegría de gustar un anticipo de la vida eterna que les ha sido prometida”. La misma generosidad, continuó, “caracteriza el compromiso del nuevo Consejo, que da continuidad a este precioso servicio a los jóvenes de todo el mundo”.

El objetivo de la Fundación es promover la evangelización de los jóvenes y apoyar la pastoral juvenil en todo el mundo, colaborando con la Sección Jóvenes de nuestro Dicasterio, en particular, para la realización de las Jornadas Mundiales de la Juventud: desde 1991 la Fundación, establecida por voluntad del Papa Juan Pablo II como “Fundación Juventud Iglesia Esperanza”, ha llevado a cabo esta tarea sobre todo gracias al compromiso y a la generosidad desinteresada de Marcello Bedeschi y de los que trabajaron con él, tal como lo ha recordado el P. João Chagas, responsable de la Sección Jóvenes, en un breve pero intenso momento de acción de gracias.

Ahora, le toca tomar el relevo al nuevo Consejo de administración y continuar así este importante servicio con el mismo espíritu.