17 de febrero de 2020
Asociaciones y movimientos

El carisma de la unidad

Las palabras del Papa Francisco con motivo del centenario del nacimiento de Chiara Lubich

Los carismas son “regalos del Espíritu” y “es bueno entonces, también para los obispos, ponerse siempre de nuevo en la escuela del Espíritu Santo”. Con estas palabras, el Papa Francisco, en un mensaje leído por el cardenal Francis Xavier Kriengsak Kovithavanij, arzobispo de Bangkok, se dirigió a los siete cardenales y 137 obispos amigos del Movimiento de los Focolares, procedentes de 50 países y reunidos en Trento con motivo del centenario del nacimiento de la fundadora, la sierva de Dios Chiara Lubich. 

La luz y la fuerza del Espíritu, de hecho, nos guían “para encontrar con misericordia y ternura a los que viven y sufren en las periferias existenciales y sociales”, y los dones carismáticos, escribe el Papa, “son coesenciales, junto con los dones jerárquicos, en la misión de la Iglesia”. En este sentido, el carisma de unidad de Chiara Lubich “es una de estas gracias para nuestro tiempo, que experimenta un cambio de envergadura epocal e invoca una reforma espiritual y pastoral simple y radical que haga regresar a la Iglesia a la fuente siempre nueva y actual del Evangelio de Jesús”.