18 de mayo de 2020
San Juan Pablo II

Un himno a la vida

En el centenario de su nacimiento, la subsecretaria Gambino destaca la actualidad del mensaje del Papa Wojtyla sobre la familia y la vida

“El Magisterio de San Juan Pablo II, con su carta a los niños, su carta a las mujeres, su inolvidable catequesis sobre el amor humano, sobre el matrimonio, sobre el papel insustituible de los padres y las madres, fue un himno a la vida, a la maternidad de toda mujer, a la tarea generativa de las familias y de toda persona humana que diga sí a su vocación. Y esta vocación, es la que ha de continuar a guiar nuestros pasos, todavía hoy, para hacer felices a nuestros jóvenes, a nuestros hijos”.

Estas fueron algunas de las palabras de la subsecretaria Gabriella Gambino en un video mensaje distribuido por Vatican News con motivo del centenario del nacimiento de San Juan Pablo II, que se celebra hoy. Además, subraya, “este aniversario tiene lugar en un momento muy especial del año: unos días después del Día Internacional de la Familia celebrado por las Naciones Unidas y en el mes dedicado a María a quien, en la exhortación 'Familiaris Consortio', San Juan Pablo II proclamó 'Madre de la Iglesia doméstica'”.

La subsecretaria destaca a continuación la “extraordinaria intuición” que llevó al Papa Wojtyla a instaurar los Encuentros Mundiales para las Familias y la actualidad de la exhortación “Familiaris Consortio” por su mensaje “reiterado continuamente por el Papa Francisco cuando nos recuerda que las familias cristianas no están llamadas a presentar un ideal abstracto e inalcanzable de sí mismas, sino a dar un testimonio simple y directo de la gracia que atraviesa nuestra vida cotidiana, con las dificultades, penas, alegrías y conquistas de cada día, de la que los anillos nupciales son signo y símbolo”.

Acaba su mensaje hablando de la fuerza del sacramento: “La familia cristiana lleva dentro de sí el signo de Dios. Este es uno de los legados que nos ha dejado San Juan Pablo II. Tenemos el privilegio de poder recibir este legado para devolverlo a su vez dijo Juan Pablo II- a la familia cristiana de hoy en día. Hemos de dar a las familias, tentadas por el desánimo y angustiadas por las dificultades, razones para confiar en sí mismas, en la misión que Dios les ha confiado”.