09 de junio de 2021
Forum Amoris Laetitia

Amoris Laetitia: una via para renovar la pastoral familiar

Nota de síntesis de la primera jornada del Foro Amoris Laetitia
645C1919.JPG

 

El Foro "¿En qué punto estamos con Amoris Laetitia? Estrategias para la aplicación pastoral de la Exhortación del papa Francisco" se ha inaugurado hoy con la primera jornada de trabajo. El objetivo del Foro es iniciar una reflexión sobre el presente y el futuro de la pastoral familiar, para hacerla más concreta y cercana a las familias. 

Sin duda, lo más destacado de la jornada fue el video mensaje que el Santo Padre quiso dirigir a los participantes del Foro. El papa Francisco insistió en la necesidad de implicar más a los fieles laicos y, en particular, a los matrimonios en el trabajo pastoral para construir juntos el tejido eclesial.

Antes del vídeo del Papa, el cardenal Kevin Farrell, prefecto del Dicasterio, abrió los trabajos del Foro, recordando algunas indicaciones que el Papa ya ha dado en ocasiones anteriores, en particular la de leer Amoris Laetitia en su conjunto, como un todo, y de forma transversal, desde el primero al último capítulo, sin dejarse atrapar por el "se puede-no se puede". Además, el Prefecto recordó que el Santo Padre, "desde el inicio de su pontificado, no se cansa de impulsar a la Iglesia a una renovación general de la pastoral, que tiene en cuenta algunas notas fundamentales: el carácter misionero; la mayor implicación de los laicos; el estilo sinodal; el carácter popular y no elitista; la lógica de la acogida y el acompañamiento de cada persona".

En concreto sobre el Foro, el Cardenal deseó a los participantes que estas jornadas de trabajo sean "un signo concreto de nuestro compromiso, como Iglesia, de poner a la familia en el centro y de ponernos a su servicio, de trabajar por ella y con ella, de esperar en su enorme potencial, con la certeza de que 'la Iglesia es buena para la familia y la familia es buena para la Iglesia' (AL 87)".

El secretario del Dicasterio, P. Alexandre Awi Mello, presentó primero un análisis detallado de la difusión de la exhortación apostólica en el mundo. Partiendo de la pregunta del título del Foro, "¿A qué punto estamos con Amoris Laetitia?", y gracias a la información recogida en los últimos 5 años, y a una interpelación continua con las Conferencias Episcopales, habló sobre la recepción inicial de Amoris Laetitia en el mundo y de su impacto en la pastoral familiar. En segundo lugar, el Secretario señaló que en algunos países se ha llevado a cabo una revisión de la pastoral familiar precisamente a la luz de Amoris Laetitia, por ejemplo en Estados Unidos, Bolivia, Nigeria, Italia o Costa Rica; en otros países, en cambio, se ha iniciado un trabajo transversal con otras pastorales como la pastoral juvenil, la pastoral vocacional o la de catequesis. En tercer lugar, destacó algunas iniciativas nuevas que han surgido gracias a la exhortación apostólica y a la renovación de la pastoral que ésta ha generado. No dejó de mencionar también las muchas dificultades culturales y organizaticas que ha habido para poner en práctica Amoris Laetitia. Por último, el análisis concluyó con la información recibida de algunos países sobre las necesidades percibidas para aplicar mejor la exhortación y las dificultades que han surgido en este reciente periodo de pandemia. 

Tras una ronda de preguntas y respuestas de los participantes y una breve pausa, los trabajos se pusieron en marcha con la primera de las seis sesiones que constituyen las líneas programáticas del Foro. Gabriella Gambino, Subsecretaria para la Familia y la Vida del Dicasterio, se centró en el tema "El catecumenado en el matrimonio". Este es, de hecho, uno de los puntos necesarios que el Papa Francisco ha indicado repetidamente a las Iglesias locales, insistiendo en la conveniencia de un itinerario amplio, inspirado en el catecumenado bautismal, que permita a los novios vivir más conscientemente el sacramento del matrimonio.

La propuesta del Dicasterio a raíz de los deseos del Santo Padre parte de una fase pre-catecumenal, que coincide en la práctica con el largo tiempo de la "preparación remota" al matrimonio, que comienza en la infancia y continúa en la juventud. La fase propiamente catecumenal se compone de tres etapas distintas: la preparación próxima, la preparación inmediata y el acompañamiento de los primeros años de vida matrimonial. El núcleo de todo el itinerario debe ser el redescubrimiento de la fe, la conversión y el discernimiento personal y de la pareja.

La subsecretaria Gambino ha subrayado en varias ocasiones la importancia de la formación de "los acompañantes -matrimonios, sacerdotes y, en general, agentes de pastoral- para que tengan una formación y un estilo de acompañamiento adecuados al camino catecumenal". No se trata tanto de transmitir nociones o de adquirir competencias, sino de guiar, ayudar y estar cerca de las parejas en un camino que hay que recorrer juntos.

Por último, la primera jornada terminó con un testimonio llegado desde España. Francisco Albalá y Toñi Caro presentaron el proyecto "Juntos en camino +Q2", nacido tras la publicación de Amoris Laetitia, que ofrece un camino de preparación al matrimonio largo en el tiempo (dos años), con un profundo acompañamiento a los novios, en el que ellos mismos se convierten en protagonistas del proceso. Este proyecto se resume en el acrónimo ADI: Acompañamiento y Acogida; Discernimiento y Entretenimiento; Integración e Innovación.

La primera jornada se cerró con un diálogo final con los participantes en el que se destacó la belleza de esta cita internacional que, aunque es online, ofrece la posibilidad concreta de que se encuentren y discutan juntos la exhortación apostólica de forma franca y libre. En la chat de los participantes se vió la necesidad de crear un espacio de diálogo entre los agentes de la pastoral familiar. Los participantes expresaron el deseo de intercambiar las numerosas buenas prácticas ya existentes y aquellas en preparación, para inspirarse mutuamente de cara a la aplicación pastoral de Amoris Laetitia en este año dedicado a la Familia.