13 de diciembre de 2016

Desde los muros de casa

El Mensaje del Papa para la Jornada de la Paz: “Las políticas de no violencia deben comenzar en la familia”

La “política no violenta” tiene una “raíz doméstica”, y “si el origen del que brota la violencia está en el corazón de los hombres, entonces es fundamental recorrer el sendero de la no violencia en primer lugar en el seno de la familia”. Estas son algunas de las palabras que el Papa Francisco ha escrito en su mensaje para la celebración de la 50 Jornada mundial de la paz que será celebrada el próximo uno de enero y que tendrá como tema “La no violencia: un estilo de política para la paz”.
La violencia, escribe el Papa, “no es la solución para nuestro mundo fragmentado. Responder con violencia a la violencia lleva, en el mejor de los casos, a la emigración forzada y a un enorme sufrimiento, ya que las grandes cantidades de recursos que se destinan a fines militares son sustraídas de las necesidades cotidianas de los jóvenes, de las familias en dificultad, de los ancianos, de los enfermos, de la gran mayoría de los habitantes del mundo”.
En este contexto la familia es “el espacio indispensable en el que los cónyuges, padres e hijos, hermanos y hermanas aprenden a comunicarse y a cuidarse unos a otros de modo desinteresado, y donde los desacuerdos o incluso los conflictos deben ser superados no con la fuerza, sino con el diálogo, el respeto, la búsqueda del bien del otro, la misericordia y el perdón”. Y, desde el seno de la familia, escribe el Papa, “la alegría se propaga al mundo y se irradia a toda la sociedad”.
Una vez más, el Papa “con urgencia” suplica “que se detenga la violencia doméstica y los abusos a mujeres y niños”, y hace referencia al año jubilar recientemente concluido que “nos ha hecho tomar conciencia del gran número y variedad de personas y de grupos sociales que son tratados con indiferencia, que son víctimas de injusticia y sufren violencia. Ellos forman parte de nuestra «familia», son nuestros hermanos y hermanas. Por esto, las políticas de no violencia deben comenzar dentro de los muros de casa para después extenderse a toda la familia humana”.