14 de septiembre de 2017
Movimiento - Comunidades

“Compartid los dones recibidos para beneficiar a las familias”

El Mensaje del Secretario padre Awi Mello al Congreso Iberoamericano de la Obra de Familias de Schönstatt

“Con alegría, familias en salida”. Alrededor de este tema se ha celebrado, en Ecuador, el Congreso Iberoamericano de la Obra de Familias de Schönstatt. Ciento sesenta matrimonios, provenientes de catorce países diferentes, miembros de las tres comunidades del Movimiento de Schönstatt que reagrupan a las parejas casadas y que se comprometen siguiendo tres grados diversos- la Liga, la Federación, el Instituto- se encontraron en el Santuario del Movimiento en Guayaquil. El Santuario está concretamente dedicado a la misión de ser “Familia del Padre, hogar para el mundo”.

A los participantes del Congreso, el Secretario del Dicasterio, el padre Alexandre Awi Mello, que es también miembro de la gran familia de Schönstatt, envió un mensaje con el cual se regocija de constatar que “hay un gran aprecio por el trabajo de la Obra de Familias de Schoenstatt”, y que “la Iglesia espera nuestro aporte y cuenta con él”. Por otro lado, continua el padre Awi Mello, “veo que podemos también aprender mucho con los otros grupos y movimientos que trabajan con familias, complementarlos y dejarnos complementar”.

Por lo tanto, el Secretario del Dicasterio invita a los miembros de la Obra de Familias de Schönstatt a que continúen “involucrándose en sus diócesis y parroquias, pues así podemos compartir nuestros dones y enriquecernos mucho en ese desafío de ‘salvar las familias’, que es misión de todos los cristianos”.

El tema del encuentro, que se celebró del 7 al 10 de septiembre, ha demostrado ser particularmente apropiado en este momento - escribió el padre Awi Mello - en el que la Iglesia está llamada a “llevar adelante los desafíos planteados por el Papa Francisco en su pontificado, y, en especial, por medio de la exhortación apostólica Amoris Laetitia”.

Conferencias, talleres, mesas redondas y debates han aportado un vasto contenido al Congreso. Así mismo, los participantes se han comprometido a asumir la tarea de ayudar a las familias a vivir en el amor, a cumplir su propia vocación y a seguir adelante, a pesar de las numerosas caídas que se puedan tener a lo largo del camino (cfr. AL 57).