23 de noviembre de 2017
Movimientos y asociaciones

El fecundo carisma de la Comunidad del Emmanuel

El cardenal Farrell celebra en Roma una Misa de acción de gracias por la Asociación nacida en Francia hace más de cuarenta años y por los abundantes frutos que aporta a la Iglesia

El cardenal Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, celebró ayer en Roma, en la iglesia de San Lorenzo en Piscibus, una Misa de acción de gracias para la Comunidad del Emmanuel, una asociación internacional de fieles reconocida por el entonces Pontificio Consejo para los Laicos en 1992. Acción de gracias por una realidad que produce abundantes frutos: misión, vocaciones y desarrollos en nuevos países que expresan la fecundidad de un carisma que surgió hace más de cuarenta años en Francia.

La celebración se organizó con motivo de la aprobación de los cambios en los Estatutos de la Comunidad que se hicieron necesarios una vez recibido el reconocimiento como Asociación clerical de la Comunidad del Emmanuel de la Congregación para el Clero, el 15 de agosto.
Hay alrededor de 250 sacerdotes que pertenecen a la Comunidad del Emmanuel, hasta ahora incardinados en las diócesis al servicio de la misión de las Iglesias locales.

La nueva disposición legal de la asociación de fieles y el nacimiento de la asociación clerical permiten una mayor integración de los sacerdotes miembros de la Comunidad en su vida y apostolado, con la posibilidad de que la asociación clerical pueda incardinar a miembros de la Comunidad en la misma asociación clerical. Los estatutos de ambas asociaciones establecen un único organismo de comunión que permite y coordina la colaboración de las dos distintas realidades para una única misión.

Comenzando con el pasaje del Evangelio proclamado en la Misa del Día, el cardenal instó a los presentes –entre ellos se encontraban el actual moderador general de la Comunidad, Laurent Landete, miembros del Consejo y numerosos sacerdotes- a usar bien la “moneda” entregada, para crear siempre otra riqueza: “¡Vuestro carisma es esta moneda! ¡La experiencia del amor de Dios es esta moneda! ¡Vuestra fe en la verdadera presencia de 'Dios con nosotros' es esta moneda! ¡El ardor misionero que Dios ha encendido en vuestros corazones es esta moneda! Y concluyó con una oración para recibir “la gracia de ser buenos y fieles administradores de sus riquezas”.

Thanksgiving Mass for Emmanuel Community - 22 Nov 2017