07 de abril de 2017
#Krakow2Panama

La belleza salvará el mundo

“La belleza salvará el mundo” puede parecer un eslogan o un programa demasiado amplio y abstracto: sin embargo es una expresión muy concreta para el padre jesuita Jean-Paul Hernández, suizo de origen español, capellán de la Universidad La Sapienza de Roma y fundador del grupo “Piedras Vivas”, grupo que tiene como objetivo anunciar el Evangelio a través del arte. Se le ha asignado la tarea, en el encuentro organizado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida en colaboración con el Sínodo de los Obispos, y que reúne en estos días, en Roma, a jóvenes delegados y agentes de la pastoral juvenil de más de 100 países del mundo y de 44 grupos, movimientos y asociaciones internacionales católicas, de ilustrar la segunda parte del Documento preparatorio del Sínodo dedicado a los jóvenes, titulada “Fe, discernimiento, vocación”.

Lo hizo explicando detalladamente el famoso cuadro de Caravaggio “La vocación de San Mateo” expuesto en Roma, en la iglesia de San Luis de Francia, y haciendo disfrutar a los jóvenes de la sabiduría narrativa y teológica del pintor que, al relatar el proceso de la llamada, elección y conversión, no pasó por alto ningún detalle.

Los informes de los grupos de trabajo fueron un eco de su presentación: el discernimiento es como una aventura, no sabemos dónde nos llevará, pero sabemos que es Dios quien nos llama y que es importante ponerse en camino; el diálogo y la escucha de los jóvenes son fundamentales, pero también es importante encontrar el lenguaje adecuado para hablar con ellos, tal como hacía Jesús; por último, es igualmente importante la dimensión comunitaria y dar espacio a los jóvenes para que se sientan en la Iglesia como en su casa.

La sesión de la tarde comenzó con una charla de don Fabio Attard, Consejero general para la Pastoral juvenil de la congregación salesiana, que presentó la tercera y última parte del Documento preparatorio del Sínodo dedicado a la acción pastoral, tema que podría ser fácilmente reducido a una lectura puramente operativa, pero que ha de ser abordado desde una perspectiva profética: no se trata de hacer cosas, sino de proponer procesos, dinámicas. La síntesis de don Attard se basó principalmente en la primera exhortación apostólica del Papa Francisco, la Evangelii Gaudium. Caminar con los jóvenes, dijo Attard, requiere empatía y espíritu de comunión: de hecho, se trata de un proceso en el que no existe una meta definida en el punto de partida, no se sabe si se llega o cuando se llega, se sabe sólo que se está en camino y que este camino requiere valor, el valor para cambiar. Para ello citó al Papa Benedicto XVI: “Dios desea vuestra amistad. Y una vez que se entabla amistad con Dios, todas las cosas en vuestra vida comienzan a cambiar”.

Según don Attard la Evangelii Gaudium es el “pan para el camino de los agentes pastorales”.

 

#Krakow2Panama Let's listen to young people

Un post condiviso da Laity, Family and Life (@laityfamilylife) in data:

Esta parte del documento fue ahondada en los trabajos de grupo de los delegados; en los informes de éstos se relataron experiencias, se expusieron reflexiones y se presentaron propuestas de trabajo.

Por la noche, los jóvenes delegados de todo el mundo se trasladaron al Auditorio del Parque de la Música, donde asistieron a un concierto de los grupos Gen Verde y Gen Rosso, una verdadera carga de música y energía para afrontar el último día de trabajo, dedicado a la preparación de las Jornadas mundiales de la juventud en Panamá 2019.

From Krakow to Panama 3