29 de agosto de 2017
Jóvenes y voluntariado

Un año de sus vidas para “ayudar, aprender, discernir”

Ofrecen un año de su vida desinteresadamente para ayudar a los más vulnerables de la sociedad. Esta es la experiencia que se ofrece a los grupos de jóvenes ecuatorianos y de otros países desde hace años a través del Proyecto de Voluntariado Misionario Juvenil de la Familia Salesiana de Cumbayá, en el país latinoamericano.

Desde 1972 más de dos mil jóvenes han vivido esta experiencia de asistencia social. Después de un breve período de formación los jóvenes son enviados a varios hogares y obras salesianas de Ecuador, Perú y Paraguay.

En estos días pasados, cincuenta y seis jóvenes participaron en el encuentro de formación de Cumbayá, durante el cual se profundizaron los tres objetivos y el significado específico del voluntariado: ayudar, aprender y discernir. Se aprenden técnicas de integración y conocimientos que posteriormente serán aplicados en las comunidades. Uno de los objetivos educativos y formativos de la experiencia es el de orientar a los jóvenes a cuestionarse sobre su proyecto de vida personal, para descubrir cuál es la voluntad de Dios en sus vidas.

El trabajo de formación del voluntariado y la acción práctica en los diversos lugares de la misión son llevados a cabo por los salesianos y el laicado adulto. En los Estados Unidos, en estos días pasados, se envió en misión a trece laicos que, después de tres semanas de capacitación, acompañamiento y retiro espiritual, fueron enviados a Bolivia, Camboya, República Democrática del Congo, Sudáfrica, Vietnam , Zambia y los Estados Unidos.

 

Estados Unidos – Misioneros laicos salesianos son enviados a diversas partes del mundo

Ecuador – “Se han enviado más de 2200 jóvenes a casas y obras salesianas”: Voluntarios con historia