20 de diciembre de 2017
Dicasterio

Un compromiso universal por la vida

Las palabras de las subsecretarias Ghisoni y Gambino al comienzo de su servicio.

En la foto, las dos subsecretarias entre el prefecto Kevin Farrell y el secretario p. Alexandre Awi.

.Tras el inicio oficial de su cargo en nuestro Dicasterio, las subsecretarias Linda Ghisoni y Gabriella Gambino hacen sus primeras declaraciones sobre la misión a la que han sido llamadas por el Papa Francisco.

“El hecho de ser una laica, mujer, casada, madre, despertó  curiosidad y provocó estupor en algunas personas que se acercaron a mí de diversas maneras después de que se hiciera público mi nombramiento”, explica Linda Ghisoni, subsecretaria para la sección Laicos.

Por su parte, Gabriella Gambino a cargo de la sección Vida, dijo: “Como mujer y madre de una familia numerosa, veo el 'signo' de una verdadera misión al servicio de la Iglesia universal, destinada a proteger y, sobre todo a promover una auténtica 'cultura de la vida y para la vida humana', desde la concepción hasta la muerte natural”.

En un momento histórico complejo como el de nuestros días, continúa la subsecretaria Gambino, refiriéndose a la reciente aprobación de la ley italiana sobre el final de la vida, “tenemos ante nosotros nuevos desafíos, que no solo nos piden que podamos argumentar con firmeza las razones de la vida, sino que además nos obligan a que seamos una Iglesia unida y a que trabajemos por Ella, con un espíritu de comunión que nos haga testigos eficaces de un amor más grande, para suscitar en los hombres y especialmente en las mujeres de nuestro tiempo una firme confianza en el valor inestimable de la vida humana”.

Con respecto a las responsabilidades relacionadas con el nuevo compromiso, la subsecretaria Ghisoni espera “con la ayuda del Señor, poder honrarlo a través del compromiso diario en esta parte de la curia en la que el aliento universal de la Iglesia es particularmente perceptible. Por mi parte, - concluye - creo que los desafíos y las oportunidades que nos aguardan consisten en cooperar, cada uno fiel al propio estado de vida, trabajando para el mismo fin, valorando y desarrollando la vocación propia de cada uno”.