24 de agosto de 2018
Encuentro mundial de las familias

Matrimonio Conroy, “resistir a la tentación de retirarnos a nuestras casas, llevar el testimonio cristiano al exterior”

"En el clima actual, en el que el ser personas de fe sólo se tolera mientras se trate de un pequeño asunto privado, que se limita a las puertas cerradas de nuestros hogares e iglesias, la tentación de retirarse de la sociedad es enorme. Una tentación a la que estamos llamados a resistir". Así lo dijeron Breda y Brendan Conroy, una pareja irlandesa, que dio su testimonio esta mañana en el panel sobre cómo fortalecer el matrimonio y la familia hoy en día, en el marco del Encuentro mundial de las familias en Dublín. La pareja irlandesa recordó uno de los principales compromisos de los matrimonios cristianos: "Empezar a construir una cultura para llevar a otros con nosotros a las celebraciones, especialmente a aquellos que recientemente han abandonado dicha costumbre. Un compromiso que ha de ser cultivado fuera de la propia casa, según la pareja irlandesa, a la luz de las enseñanzas del Papa Francisco. "Jesús nos ha pedido que vayamos a enseñar a todas las naciones y, como dice a menudo el Papa, debemos llevar la buena nueva desde nuestros hogares y desde nuestras Iglesias. Somos un pueblo de la Resurrección y ya se ha acabado el tiempo de agazaparnos en habitaciones escondidas o de encontrarnos en secreto por la noche". Una condición básica para ello, a su juicio, es que "nuestras casas se conviertan en pequeñas escuelas del Evangelio: escuelas abiertas del Evangelio". Donde la primera y más importante lección que les enseñemos a nuestros hijos, y constantemente nos recordemos unos a otros, es que la atención a Dios es nuestra primera tarea sobre la tierra”.