14 de noviembre de 2018
Historias de santidad

Dos laicas italianas pronto serán beatas

El Papa Francisco dio luz verde a la beatificación de la mística Edvige Carboni y de la joven Benedetta Bianchi Porro

Junto a ellas también serán beatificados 11 mártires, entre ellos un padre de familia asesinado por odio a la fe durante la guerra civil española. La primera de las dos "nuevas" beatas, Edvige Carboni, que vivió entre las últimas décadas del 1800 y la primera mitad de 1950, quiso consagrarse al Señor, pero debido a la enfermedad de su madre no pudo hacerlo y se quedó con ella para cuidar de toda la familia. Pasó su vida entre el humilde trabajo diario y los fenómenos místicos, hasta que recibió los estigmas que trató de ocultar en todos los sentidos. Tuvo que lidiar con chismes y calumnias, incluso fue sometida a una investigación canónica de la cual salió absuelta e hizo de su vida un servicio a los pobres y a los enfermos.

Junto a ella, Benedetta Bianchi Porro, fallecida en Sirmione del Garda en 1964, será también proclamada beata. Sufrió la enfermedad de la polio y soñaba con ser doctora para tratar a los enfermos. Consiguió hacer algunos exámenes de medicina a pesar de las precarias condiciones de salud que la llevaron a quedarse ciega, sorda y paralítica. En la oscuridad de su dolor fue iluminada por una luz: Jesús. Benedetta se convirtió en un don para los demás. Muchos acudían a visitarla, atraídos por el misterio de una niña que, golpeada por un terrible sufrimiento, reaccionaba con amor y esperanza, hasta el punto de que poco antes de su muerte entregó este mensaje: "Amad la vida, porque yo también he sido feliz con lo que Dios me ha dado".