31 de julio de 2018
Aborto

Los obispos: defender la vida en todas sus etapas

En Brasil inicia el debate sobre la despenalización del aborto

Una apelación en defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural ha sido lanzada por los obispos brasileños, en vista de la discusión de una propuesta para despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 12 de gestación.

El debate público sobre la propuesta -la ADPF, Arguição de Descumprimento de Preceito Fundamental n.442, que pide la abolición de los artículos 124-126 del Código Penal, en los que el aborto está considerado como un delito- está previsto para los días 3 y 6 de agosto en el Tribunal Supremo Federal. Actualmente en el país sólo se permite el aborto en casos de peligro de muerte para la mujer embarazada o en los casos de embarazo por violación: bajo la nueva legislación, sin embargo, el aborto se legalizaría hasta la semana 12 de gestación.

Mientras tanto, el Comité de Vida y Familia de la CNBB, en una nota titulada "Aborto y democracia", define los puntos centrales: la defensa de la vida en todas sus etapas y la protección del sistema democrático. Sobre el primer punto, los prelados recuerdan que "es urgente combatir las causas del aborto, a través de la implementación de políticas públicas que ayuden eficazmente a las mujeres en el campo de la salud, la seguridad, la educación sexual, especialmente en las zonas más pobres de Brasil".

“La Iglesia – se lee en un comunicado - siempre ha insistido en la necesidad de promover el respeto de la vida y de la dignidad de la mujer para superar la violencia y la discriminación que sufren las mismas". Al mismo tiempo, los obispos recuerdan que "la Iglesia ayuda a los más vulnerables de los vulnerables: los nonatos indefensos". Con respecto a la protección del sistema democrático, los obispos subrayaron la importancia del debate parlamentario y recordaron que la población siempre ha rechazado los intentos de legalizar el aborto que han tenido lugar a lo largo de los años. A pesar de ello, las propuestas continúan, propuestas que -afirman los prelados- violan "todas las reglas de la democracia, tratando de cambiar las leyes a través del poder judicial".