04 de diciembre de 2018
Visita ad limina

Islas del Océano Índico, todas las apuestas en los jóvenes

La mayor parte de los esfuerzos pastorales de los obispos de la Conferencia episcopal de las Islas del Océano Índico, que agrupa a las islas de Seychelles, La Reunión, Mauricio, Mauricio-Rodrigues, Comoras-Mayotte, con una población total de un millón de fieles, se concentran en los jóvenes. Los prelados hablaron de este tema durante la visita ad limina que tuvo lugar hace unos días en el Dicasterio, explicando que, a excepción de las Comoras y Mayotte, todas las islas tienen una gran población católica y están experimentando profundos cambios sociales, económicos, culturales, morales y religiosos más o menos similares.

El archipiélago de las Seychelles (115 islas y una sola diócesis, Port-Victoria) se ha fortalecido gracias al turismo, pero este crecimiento ha expuesto el territorio a un mayor laicismo, a la secularización y a la pérdida de los valores tradicionales: la Iglesia siente claramente la urgencia de implementar una pastoral más creativa para apoyar a las familias y para asegurar la transmisión de la fe a las nuevas generaciones. En toda el área del CEDOI, el libro de Yves Semen sobre la teología del cuerpo según Juan Pablo II ha sido adoptado como un manual de referencia para fortalecer la pastoral familiar, y cada diócesis tiene la tarea de profundizar un capítulo.

La isla de la Reunión también se ve afectada por una fuerte secularización que se traduce en una disminución de los nacimientos, un envejecimiento de la población, una disminución del número de matrimonios, un aumento de los divorcios y una amplia difusión de las cohabitaciones. La única diócesis del país -Saint Denis de la Reunión- redobla sus esfuerzos para hacer brillar la luz del Evangelio en estas zonas de sombra y para encender la virtud e la esperanza. El matrimonio y la familia son dos de las prioridades pastorales. Desde esta diócesis partirán tres grupos de jóvenes para las Jornadas Mundiales de la Juventud en Panamá.

El vicariato apostólico de Rodrigues tiene 42.369 habitantes, de los cuales el 86% son católicos. Los jóvenes se alejan cada vez más de las tradiciones; la familia y la fe están en crisis: los divorcios aumentan, los matrimonios disminuyen y las sectas se multiplican. Aquí, como en las otras islas, el trabajo con las familias heridas está todavía en su fase inicial: poco a poco, las parroquias se ponen en contacto con personas separadas, divorciadas y que se han vuelto a casar para emprender un camino juntos.

La Isla Mauricio se compone de una sola diócesis, y también aquí los jóvenes son los primeros en pagar el precio de la pérdida de un horizonte de valores de la sociedad. En un intento de proponer una respuesta a largo plazo a este desafío, en 2016 nace el proyecto catequístico diocesano "Kleopas" para dar forma orgánica y reconocimiento a la pastoral juvenil, que pretende recuperar el protagonismo de la familia, ya que la debilidad de la familia, en algunos casos su ausencia, provoca un cortocircuito en la transmisión de la fe. Otro aspecto sobresaliente del trabajo pastoral en Port-Louis es la participación de los laicos, que al menos en parte compensa la escasez de sacerdotes.