27 de septiembre de 2018
Dicasterio

"Laicos en acción para promover una nueva mentalidad misionera"

"El encuentro internacional para la formacion y promocion de los laicos entra en el vivo de sus trabajos"

El Papa Francisco con los participantes en el encuentro al final de la Audiencia General

Con la participación en la audiencia general del Santo Padre en la Plaza de San Pedro iniciaron ayer las jornadas internacionales de trabajo sobre la promoción y formación de los fieles laicos, organizado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, con representantes  de quince conferencias episcopales de varios continentes. El ambiente de la Plaza, con la presencia de fieles de todo el mundo, y las palabras del Santo Padre recordando su reciente viaje en Lituania, Letonia y Eslovenia, ha inmerso a todos en el clima propio de la Iglesia Universal, constituida por leguas y culturas diversas, que se necesitan y enriquecen mutuamente.

“El objetivo de los trabajos – recordó el Cardenal Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio en la apertura de la asamblea de la tarde – es comprender mejor las condiciones actuales del laicado, considerando también aquellos ámbitos cada vez más secularizados de la sociedad, y que fácilmente se descuidan cuando se habla de la vida de la Iglesia. No podemos conformarnos con lo que existe en la esfera eclesial. Tenemos que ofrecer nuestro apoyo a nuestros hermanos y hermanas a los que normalmente no llega normalmente la acción evangelizadora de parroquias o movimientos”.

Con esta introducción comenzaron los trabajos, con la escucha de las experiencias de algunos países africanos, que fueron los primeros en presentar sus iniciativas. Algunas de las experiencias presentadas fueron la mini Jornada de juventud que se tiene cada dos años en Sudáfrica, la formación ofrecida por los sodalicios y asociaciones en Ghana, junto con una idea de colegio virtual y un Forum católico –social instituido en el 2000 por el Consejo de laicos de la Conferencia Nacional de Nigeria, con el objetivo de promover la participación en la vida política.

Pasando a América Latina, Brasil ilustró la iniciativa del Año del Laicado y  la institución del Centro nacional de fe y política Dom Helder Camara.  Venezuela por su parte ofreció el testimonio de un laicado cuya iniciativa no se apaga a pesar de las crisis y límites económicos: escuela de formación, institución de ministerios, asambleas generales periódicas del laicado.

“El Señor quiere que nos coloquemos en una perspectiva misionera – declaró el Cardenal Farrel en la homilía con la que concluía la jornada – y la misión no es nunca una empresa solitaria, sino que es necesario que forme parte de un cuerpo, haber percibido la llamada, y actuar en comunión con los otros discípulos”.