29 de noviembre de 2018
Iglesias locales

La vocación de los ancianos

¿Cuál es la misión de los ancianos en la Iglesia? A raíz de esta pregunta -expresada en la realidad de los aproximadamente 40 países en los que está presente- Vie Montante Internationale, una asociación de fieles reconocida por nuestro Dicasterio, ha celebrado su IX Congreso Internacional que tuvo lugar en Santo Domingo del 19 al 24 de noviembre.

El importante aumento del número de pensionistas, potencialmente todavía activos y libres de compromisos laborales, está cambiando el panorama demográfico en muchos países. Sin embargo, este hecho, todavía no constituye el objeto de una profunda y adecuada reflexión en la sociedad y en la Iglesia. El Papa Francisco, en una audiencia en marzo de 2015, dijo: "Este período de la vida es distinto de los anteriores, no cabe duda; debemos también un poco «inventárnoslo», porque nuestras sociedades no están preparadas, espiritual y moralmente, a dar al mismo, a este momento de la vida, su valor pleno. Una vez, en efecto, no era tan normal tener tiempo a disposición; hoy lo es mucho más. E incluso la espiritualidad cristiana fue pillada un poco de sorpresa, y se trata de delinear una espiritualidad de las personas ancianas”.

Fue esta la pregunta que los pensionistas de Vie Montante Internationale, protagonistas del encuentro celebrado en Santo Domingo, intentaron responder a lo largo de las jornadas del evento. Con plena conciencia dijeron que “la Iglesia del futuro será una Iglesia de ancianos, pero esto no significa que haya de convertirse en una Iglesia vieja. Para evitarlo es necesario que los ancianos, como Jesús pide a Nicodemo, vuelvan a nacer”.

Vittorio Scelzo, responsable de la pastoral de los ancianos de nuestro Dicasterio, participó en el Encuentro.