24 de agosto de 2018
Encuentro mundial de las familias

Martinez (Centro Familia Nazaret), “la crisis de la familia es espiritual, el antídoto es la oración”

"La familia cristiana es ternura herida, y al mismo tiempo imagen del sacramento de la ternura divina. Mientras esté en la tierra, la familia cristiana estará siempre en secreta empatía con el sufrimiento humano". Así lo dijo Salvatore Martinez, presidente de la Renovación en el Espíritu y presidente de la Fundación Vaticana "Centro Internacional Familia de Nazaret", que habló hoy en el Encuentro Mundial de las Familias en Dublín. Sus palabras también contienen un mensaje de esperanza: "Una familia cristiana que vive por el Espíritu Santo no perderá nunca su valor; toda empresa le parecerá posible. No nos desanimemos, pues, y hagamos de Amoris laetitia, de la alegría del amor en la familia, nuestro Evangelio para el mundo". Martínez considera que la crisis que vive actualmente la familia es una "crisis espiritual".

"Hoy el arte de vivir el amor está en crisis, porque la experiencia de Dios que hacemos en nuestros hogares está en crisis – añadió -. Nuestros hijos no mueren por falta de pan o de trabajo; sufren y mueren por falta de amor". Según el presidente de la Fundación Vaticana "Centro Internacional Familia de Nazaret", esto tiene dos consecuencias: "la educación cristiana en la familia ha estado en crisis y la transmisión de la fe en nuestros hogares está en crisis". Pero "la familia vive, está viva y está destinada a dar vida al mundo". "Está viva si se regenera espiritualmente sin ceder al mal, a los muchos males que la acechan cada día", dijo Martínez. Y para ello, en su opinión, es necesaria la "regeneración espiritual" "como antídoto" y, en particular, la "oración en familia". "La presencia del Espíritu en la familia se nutre de la oración, permitiendo que Dios nos visite en nuestros hogares todos los días. No hay mejor manera, ni más efectiva, que orar y orar juntos. La familia, cuando ora, es vigilante, profética, enamorada, encarnada, en la comunión”.