18 de diciembre de 2019
Papa Francisco

Mujer y madre

Palabras del Papa sobre la Virgen de Guadalupe, la maternidad y la Iglesia “femenina”

“Mujer, madre y mestiza”. Así es como el Papa Francisco describió a la Virgen de Guadalupe en la Misa celebrada con motivo de la Fiesta de la Morenita, patrona de todos los pueblos de habla hispana. Francisco en su homilía improvisada en español, subrayó que la piedad cristiana ha intentado siempre, a lo largo de los siglos, alabar a la Virgen de Guadalupe y honrarla con nuevos títulos, títulos filiales, dictados por el amor del Pueblo de Dios hacia ella, pero que no tocaban en absoluto su condición de mujer y de discípula.

María, en cambio, es mujer y señora, repitió el Papa, “mujer con el señorío de mujer” y en virtud de este carácter, ella es también una discípula, fiel a su Maestro que es también su Hijo, el único Redentor.  “Jamás - afirmó- quiso tomar para sí algo de su Hijo. Jamás se presentó como co-redentora. No, ella se presentó como discípula”. 

Seguidamente Francisco volvió a hacer hincapié en la maternidad de la Virgen, que es nuestra Madre, Madre de todos los pueblos, Madre de la Iglesia, pero también Madre de nuestros corazones y nuestras almas: “Algún Santo Padre dice que lo que se dice de María se puede decir, a su manera, de la Iglesia, y a su manera, del alma nuestra. Porque la Iglesia es femenina y nuestra alma tiene esa capacidad de recibir de Dios la gracia, y en cierto sentido los Padres la veían como femenina. No podemos pensar la Iglesia sin este principio mariano que se extiende”.

Es así como surge una advertencia de no reducir el papel de la mujer en la Iglesia a la mera funcionalidad: “La mujer en la Iglesia va más allá – remarcó el Papa- con ese principio mariano, que “maternaliza” a la Iglesia, y la transforma en la Santa Madre Iglesia”.