16 de noviembre de 2019
Plenaria

No clericalizar a los laicos y abrir nuevos horizontes para la mujer en la Iglesia

La Primera Asamblea Plenaria del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida forma parte de la renovación evangélica de la Iglesia.

“No clericalizar a los laicos y abrir un nuevo horizonte para comprender qué es la mujer en la Iglesia”, son las dos imágenes que el Papa Francisco quería dejar, añadiéndolas improvisadamente al final de su discurso, a los participantes en la primera asamblea plenaria del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida que terminó hoy en el Vaticano.

La reunión concluyó, en cierto sentido, la primera fase de la vida del nuevo Dicasterio creado en 2016 al reunir las competencias de los Consejos Pontificios para los Laicos y la Familia.  Como recordó el card. Parolin, en su intervención del viernes 15 de noviembre, se trata de uno de los primeros frutos de la Reforma de la Curia romana que alcanza su plena madurez.

En su introducción, presentando los trabajos del miércoles 13 de noviembre, el cardenal Farrell también habló de la asamblea plenaria dentro del marco de la reforma y, en general, de la renovación de la Iglesia.  El prefecto hizo hincapié en que la renovación de las estructuras, aun siendo necesaria, sólo tiene sentido desde una perspectiva misionera.  "El deseo de llevar el Evangelio de salvación a todos debe ser la principal fuerza impulsora que está detrás de todos los cambios y reformas estructurales en la Iglesia".  En cierto sentido - prosiguió el card. Farrell: “la misión del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida es muy simple: nuestro objetivo siempre debe ser ayudar a todos los fieles laicos, de todas las condiciones y de todas las edades, a vivir como cristianos todos los días”.

Uno de los objetivos principales de la Primera Asamblea fue permitir que los superiores y el personal del Dicasterio conocieran más de cerca a los miembros y consultores (cuya lista se puede consultar aquí).

Se les pidió que reflexionaran, a partir de las reflexiones de la profesora Pilar Rio, Matteo Truffelli y Laurent Landete, sobre la misión y la identidad de los laicos en el mundo.

Durante los trabajos, miembros y consultores participaron en la planificación estratégica del Dicasterio.  Divididos por idiomas, participaron en grupos de trabajo durante los cuales expresaron su opinión sobre las actividades que realiza el Dicasterio y propusieron sugerencias sobre nuevas actividades.

A este respecto, durante la audiencia, el Santo Padre precisó que: "Vosotros no sois "ingenieros sociales" o “eclesiales”, que planean estrategias que se aplicarán en todo el mundo para difundir cierta ideología religiosa entre los laicos. Estáis llamados a pensar y actuar como "hermanos en la fe", recordando que la fe siempre proviene de un encuentro personal con el Dios Vivo y se nutre de los Sacramentos de la Iglesia. Toda formación cristiana debe basarse siempre en esta experiencia fundamental del encuentro con Dios y en la vida sacramental".