05 de octubre de 2020
Protección de menores

Educar y acoger en ambientes seguros

Asociaciones en red para un proyecto de formación de dirigentes destinados a prevenir y combatir los abusos
protezioneminori_2ottobre.jpg

Más y más del lado de los pequeños. Con este objetivo se puso en marcha el proyecto SAFE, promovido conjuntamente por la Asociación Comunidad Papa Juan XXIII, la Acción Católica Italiana y el Centro Deportivo Italiano, en colaboración con el Departamento de Sociología del Alma Mater Studiorum de la Universidad de Bolonia.

El pasado viernes 2 de octubre, en el canal de YouTube de la Comunidad Papa Juan XXIII y en directo en Facebook en las páginas de las tres asociaciones, se inauguró el proyecto con el seminario web “Educar y acoger en entornos seguros. Por una Iglesia y una sociedad del lado de los pequeños”. Linda Ghisoni, Subsecretaria del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, participó en el evento en línea respondiendo, junto con el Padre Jesuita Hans Zollner, a las preguntas de Emanuela Vinai, coordinadora del Servicio Nacional para la Protección de Menores de la Iglesia Italiana, quien moderó el seminario web.

Evocando el encuentro sobre la protección de los niños en la Iglesia celebrado en el Vaticano en febrero de 2019, Linda Ghisoni reiteró la necesidad de abordar el flagelo del abuso sexual con la parresía solicitada por el Santo Padre: “Es crucial -dijo la Subsecretaria en respuesta a una pregunta- que salgamos de los callejones sin salida e infructuosos del negacionismo, de la curiosidad morbosa, así como de la evasión, para tratar honestamente, de acuerdo con la verdad, la realidad de los abusos sexuales, abusos de conciencia, de poder, poniendo a la persona en el centro, especialmente a los más pequeños, frágiles, débiles y vulnerables”. Y especificó: “Sin embargo, es necesario hablar de ello, de manera competente y cualificada, para concienciar, informar, educar y, de esta manera, prevenir”.

A este respecto, Hans Zollner recordó que la emergencia sanitaria del Covid-19, aún en curso, no ha frenado en modo alguno el maltrato infantil, que, por el contrario, como se informa en las crónicas, ha aumentado, según las nuevas formas de actuar en la red: una emergencia que requiere una atención adecuada y cualificada a los nuevos retos. 

Refiriéndose, además, a la iniciativa del proyecto Safe, Linda Ghisoni subrayó que “dado que el macabro juego del silencio ritual que practican los abusadores va acompañado del aislamiento de la víctima, hablar de estas cuestiones crea una especie de red de seguridad, un contexto vigilante, crítico y comunicativo, apto para la prevención. Con el Proyecto Safe, vuestras entidades dan testimonio de una alianza, una sinergia, un compromiso y una acción conjunta que ya constituye una fuerza en sí misma, porque comparten competencias diversificadas y complementarias y hacen que la labor de formación que llevan a cabo sea más amplia y extensa”.

El proyecto Safe, cofinanciado por la Unión Europea, tiene por objeto apoyar la integración de las políticas de protección de la infancia en las organizaciones religiosas italianas y, por lo tanto, garantizar la posibilidad de una capacitación sólida y eficaz de los responsables de las asociaciones, para prevenir y denunciar los abusos en las realidades que mantienen un contacto regular con los menores. Así pues, las tres asociaciones han puesto en marcha un programa de dos años en Italia con cursos de capacitación dirigidos a sus miembros y responsables.

Para saber más: https://progettosafe.eu/