20 de noviembre de 2021
Deporte

“Epos, Ethos, Paideia, Polis: replantearse juntos el deporte del futuro”

El responsable del Departamento Iglesia y Deporte en el simposio sobre el futuro del deporte organizado en la Academia Internacional Olímpica
Simposio Olimpia-1.jpg

 

El simposio titulado “Epos, Ethos, Paideia, Polis: replantearse juntos el deporte del futuro” tuvo lugar del 10 al 14 de noviembre en Olimpia, Grecia.

Fue celebrado en la sede de la Academia Olímpica Internacional; organizado por la Oficina Nacional para la pastoral del tiempo libre, turismo y deporte de la Conferencia Episcopal Italiana. Participaron representantes de federaciones deportivas, miembros del Comité Olímpico, Escuelas de deporte, Asociaciones deportivas italianas de inspiración cristiana y no cristiana.

El objetivo era reflexionar, con la ayuda de las cuatro palabras griegas Epos, Ethos, Paideia, Polis, sobre la evolución que está experimentando el mundo del deporte y buscar nuevas estrategias para apoyar y relanzar el deporte del mañana, especialmente en el ámbito educativo y formativo. Participó en la jornada el responsable del Departamento Iglesia y Deporte del Dicasterio, Santiago Pérez de Camino quien, el primer día, habló sobre la tensión ética que existe en el deporte y cómo el deporte vive un período de profundas transformaciones, que la pandemia ha acelerado y amplificado. “Existe la tentación de volver atrás, de encerrarse en uno mismo, de buscar una cueva donde refugiarse y esconderse en el pasado. Pero el deporte vivido con constancia y seriedad tiene una profunda dimensión ética que podría ayudar a la sociedad a reiniciarse para crear una sociedad más inclusiva y justa. Ahora más que nunca el deporte debe ser reconocido en los valores de una ética solidaria y socialmente incluyente, moral y sobre todo responsable”.

El tercer día, Pérez de Camino habló sobre deporte e inclusión. “El deporte es una gran ocasión para la inclusión, pero no es automáticamente inclusivo. Lo que se necesita es una visión y una planificación capaces de proteger el valor inclusivo del deporte, que se transforme en un compromiso común para combatir los excesos del deporte, promover un deporte a la medida de las personas más frágiles y volver a poner las marginalidades sociales en el centro a través del deporte.

Como el Papa Francisco nos ha recordado en repetidas ocasiones, lo que está empezando es el tiempo de las alianzas. Porque nadie se salva solo”.

El Simposio pretende ser un primer paso de colaboración entre las instituciones de la Iglesia y el mundo del deporte para formar a las nuevas generaciones y transformar la sociedad a través de la práctica deportiva.