18 de mayo de 2021
Orientaciones JMJ

Las JMJ en las Iglesias particulares: publicadas las orientaciones pastorales del DLFV

Las directrices aprobadas por el Santo Padre son un estímulo para que toda la Iglesia dé un nuevo impulso a la Jornada de los Jóvenes celebrada en las realidades locales

Una experiencia de fe y de discernimiento vocacional, un encuentro personal entre los pastores y los jóvenes (no sólo aquellos implicados en la vida de la Iglesia), una oportunidad para descubrir y poner en práctica el protagonismo de las jóvenes generaciones, son algunas de las diversas dimensiones de las JMJ locales, puestas de relieve en las "Orientaciones pastorales para la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en las Iglesias particulares" que se han presentado hoy en la Oficina de Prensa del Vaticano.

El documento, elaborado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida y aprobado por el Santo Padre Francisco, está destinado "a las Conferencias Episcopales, a los Sínodos de las Iglesias Patriarcales y Arzobispales Mayores, a las diócesis/eparquías, a los movimientos y asociaciones eclesiales y, por último, a los jóvenes de todo el mundo, para que la «JMJ diocesana/eparquial» se viva plenamente como un momento de celebración «para los jóvenes» y «con los jóvenes»."

"Creemos firmemente que la JMJ internacional y su celebración local se alimentan mutuamente. La dimensión internacional amplía los horizontes de los jóvenes y los abre a la fraternidad universal. La JMJ local, por su proximidad geográfica y física, puede generar más fácilmente un compromiso en los jóvenes que cambie el rostro de la sociedad en la que viven y aumente su sentido de pertenencia", explica el secretario del DLFV, el padre Alexandre Awi Mello.

Los primeros jóvenes que han leído el documento lo han acogido como un mensaje de cercanía y aliento de la Iglesia, que el mundo de los jóvenes de hoy en día necesita mucho.

"¡Cuántos jóvenes, como dice el texto de las Orientaciones, no vendrían a rezar a la iglesia, pero estarían dispuestos a participar en una experiencia de peregrinación, caminando y descubriendo nuevas cosas juntos, creando nuevas amistades y compartiendo momentos de alegría!" - subraya Maria Lisa Abu Nassar, una joven de Nazaret.

La Jornada Mundial de la Juventud surgió en 1985 de la intuición profética de Juan Pablo II. Desde entonces, se celebra cada año a nivel diocesano durante el Domingo de Ramos. Hasta que el 22 de noviembre de 2020, solemnidad de Cristo Rey del Universo, el Papa Francisco anunció que, a partir de 2021, la celebración local de la JMJ estará vinculada al domingo de Cristo Rey, un cambio que subraya y reafirma la intención que anima las JMJ desde sus inicios: reunir a los jóvenes en torno a la persona de Jesucristo, Redentor del hombre.