14 de septiembre de 2021
Jóvenes

Ucrania: el responsable de la Oficina Jóvenes del Dicasterio se reunió con jóvenes greco-católicos

El valor teológico y pastoral de la escucha, tema de la charla del P. João Chagas a los jóvenes ucranianos
FotofestivalUcraina.jpeg

 

Del 10 al 13 de septiembre, el P. João Chagas, responsable de la Oficina Jóvenes de nuestro Dicasterio, visitó Ucrania y participó en el Festival de la Juventud "El viento de la esperanza", promovido por la Oficina de Pastoral Juvenil de la Iglesia greco-católica ucraniana.

Como explicaron el P. Rostyslav Pendiuk, responsable de la Oficina de Pastoral Juvenil, y el P. Roman Demush, su asistente, el Festival, desde hace varios años, es "un punto de inspiración y planificación del proceso de la pastoral juvenil en las diferentes realidades" de la Iglesia en Ucrania. Celebrado por primera vez en 2014, en 2020 -debido a la pandemia- el Festival se celebró en línea. Sin embargo, el Festival pudo llegar a muchos más jóvenes ucranianos y también a los dispersos por distintos continentes.

El P. João Chagas, dirigiéndose a los organizadores y a los jóvenes que asistieron al evento, dijo que su participación en el Festival quería ser un signo de la presencia y del acompañamiento del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida a la realidad de los jóvenes en Ucrania, en un sincero deseo de estar cerca de ellos, de caminar con ellos y de escuchar "in situ" el soplo del Espíritu en aquellas tierras, en el corazón de su pueblo, de sus jóvenes.

La presentación realizada por el responsable del Sector Jóvenes ante un grupo de sacerdotes, religiosos y jóvenes -entre los que se encontraban muchos responsables de la pastoral juvenil- versó sobre el tema "El valor teológico y pastoral de la escucha", expresión extraída del Documento Final del Sínodo 2018 sobre "Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional".

El Documento, en el n. 6, dice que "la escucha es el modo en que Dios mismo se relaciona con su pueblo. Dios ve la miseria de su pueblo y escucha sus lamentos, se deja tocar en sus entrañas y baja para liberarlo (cf. Ex 3,7-8). Por tanto, la Iglesia, a través de la escucha, entra en el movimiento de Dios que, en el Hijo, sale al encuentro de cada ser humano". El P. João destacó que el Shemá Israel - Escucha Israel, es el mandamiento número 0, el que precede a todos los demás mandamientos. San Juan Pablo II decía que "la Iglesia tiene mucho que decir a los jóvenes, pero los jóvenes también tienen mucho que decir a la Iglesia" y, como nos recuerda el Papa Francisco en su Exhortación Apostólica Christus vivit, debemos estar preparados para escuchar a los jóvenes en profundidad.

Desgraciadamente, concluyó el padre Chagas, "a veces se tiende a dar respuestas prefabricadas y recetas ya hechas, sin dejar que las preguntas de los jóvenes surjan en su novedad y capten su provocación. En cambio, cuando la Iglesia abandona los esquemas rígidos y se abre a una escucha atenta y voluntaria de los jóvenes, esta empatía la enriquece, porque permite a los jóvenes dar su propia contribución a la comunidad, ayudándola a captar nuevas sensibilidades y a plantear nuevas preguntas" (n. 65).