04 de febrero de 2022
Ad Limina

Los obispos esbozan una serie de pistas para frenar la crisis de fe

Entre diciembre y enero, cuatro grupos de obispos de España se alternaron en el Dicasterio para la visita ad limina
Ad Limina Spagna 2022.jpg

 

Conscientes de la pérdida de terreno que sufre su Iglesia desde hace varios años, los obispos españoles ilustraron algunas de las estrategias que están poniendo en marcha para frenar la situación.

Empezar de nuevo con los laico: Una de las inversiones más importantes en este sentido fue, sin duda, el Congreso de Laicos celebrado en 2020, para el que se movilizó a toda la Iglesia española, con el deseo de convertirse juntos en "Profetas para curar a las personas, sanar los vínculos, tender puentes". Dado que el Congreso no pretendía ser un acontecimiento aislado, sino una etapa en el camino de "un pueblo de Dios en salida", se inició la fase de implementación en las distintas diócesis, transformándolas literalmente en una vasta obra. De hecho, a pesar de las limitaciones impuestas por la pandemia, estos últimos meses dichas parroquias han visto un gran florecimiento de iniciativas y decisiones de formación destinadas a potenciar los ministerios de los laicos.

Llamada a las asociaciones: Los elogios de los obispos a las asociaciones de laicos nacionales e internacionales (algunas de ellas nacidas precisamente en España) fueron casi unánimes. ¡Por supuesto! Algunas de ellas están experimentando una pérdida de impulso, pero en general, se les reconoció su valiosa contribución para mantener viva la fe en la Iglesia en España hoy en día. Y en este contexto, se reservó un amplio espacio al tema de las cofradías, que siempre han sido un elemento característico del paisaje sociocultural y religioso del país ibérico. Los obispos quisieron reiterar su valor apostólico, como auténtica expresión de la religiosidad popular. Sin negar algunos excesos y sincretismos aquí y allá, indicaron que son un recurso que hay que promover, valorar y acompañar pacientemente para ayudarles a definir mejor su identidad cristiana.

Llegar a los jóvenes: Desafiando las incertidumbres relacionadas con la situación sanitaria mundial, la Iglesia española ha reunido a los jóvenes en torno a los símbolos de la JMJ de 2020, en un camino hacia la próxima JMJ 2023 que se celebrará en la cercana Lisboa. Asimismo, se prepara para acoger a jóvenes de toda Europa, así como a representantes de jóvenes de todo el mundo para una gran peregrinación, un tiempo de encuentro, escucha y oración en el Santuario de Santiago de Compostela.

Reconocer a la familia como sujeto de la misión de la Iglesia: Para hacer frente a la sistemática desinstitucionalización del matrimonio en la España actual, los pastores han invocado la necesidad de una preparación más intensa al matrimonio de tipo catecumenal, así como la importancia de acompañar a las parejas jóvenes, especialmente durante los primeros años de unión, para evitar el riesgo de ruptura en el que se encuentran muchos matrimonios celebrados. Acompañar a la familia de este modo permitirá a la Iglesia aprovechar la contribución única y específica del sujeto misionero en sí mismo, que es la familia.