17 de febrero de 2017
Costa Rica

¡Tenemos un ejército de laicos comprometidos con el Evangelio!

Visita ad Limina de los obispos de Costa Rica

Costa Rica, uno de los países más estables de América Central, está viviendo – según han explicado los obispos del país durante su encuentro con el cardinal Farrell, en el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, – un período de transformación bajo muchos aspectos Al igual que en todos los estados de la región, siguen aumentando los problemas referentes a la expansión del narcotráfico, de la violencia y de las migraciones. Todo esto mina la cohesión social y acaba debilitando los lazos familiares que, como en muchas otras partes del mundo, son cada vez más frágiles.

Desgraciadamente, sigue aumentando el número de separaciones, de divorcios, de uniones libres y cada vez es más difícil que los jóvenes elijan opciones destinadas a durar “toda la vida”.

Ante este escenario la Iglesia costarriqueña ha recibido la exhortación apostólica Amoris Laetitia como una oportunidad para responder de manera nueva, sin bajar los brazos, a los desafíos a los que se enfrentan las familias de hoy en día. Los obispos comentaron que el país está siendo testigo de un despertar de los laicos y de las familias. “¡Tenemos un ejército de laicos comprometidos con el Evangelio!” se exclamó Mons. Ulloa Rosas, obispo de Cartago y responsable de la conferencia episcopal para la familia.

Así mismo, la Iglesia de Costa Rica se prepara de manera especial– debido a su ubicación geográfica – a vivir las próximas Jornadas Mundiales de Panamá. El evento constituirá un encuentro decisivo para todos los jóvenes de Centro América. “Esperamos que el calor de este encuentro- dijo Mons. Fernández Guillén, presidente de la conferencia episcopal, llegue también a los jóvenes de nuestro país”.

Ad Limina Visit Costa Rica