17 de febrero de 2017
Costa Rica

¡Tenemos un ejército de laicos comprometidos con el Evangelio!

Visita ad Limina de los obispos de Costa Rica
645C4496-300x200.jpg

Costa Rica, uno de los países más estables de América Central, está viviendo – según han explicado los obispos del país durante su encuentro con el cardinal Farrell, en el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, – un período de transformación bajo muchos aspectos Al igual que en todos los estados de la región, siguen aumentando los problemas referentes a la expansión del narcotráfico, de la violencia y de las migraciones. Todo esto mina la cohesión social y acaba debilitando los lazos familiares que, como en muchas otras partes del mundo, son cada vez más frágiles.

Desgraciadamente, sigue aumentando el número de separaciones, de divorcios, de uniones libres y cada vez es más difícil que los jóvenes elijan opciones destinadas a durar “toda la vida”.

Ante este escenario la Iglesia costarriqueña ha recibido la exhortación apostólica Amoris Laetitia como una oportunidad para responder de manera nueva, sin bajar los brazos, a los desafíos a los que se enfrentan las familias de hoy en día. Los obispos comentaron que el país está siendo testigo de un despertar de los laicos y de las familias. “¡Tenemos un ejército de laicos comprometidos con el Evangelio!” se exclamó Mons. Ulloa Rosas, obispo de Cartago y responsable de la conferencia episcopal para la familia.

Así mismo, la Iglesia de Costa Rica se prepara de manera especial– debido a su ubicación geográfica – a vivir las próximas Jornadas Mundiales de Panamá. El evento constituirá un encuentro decisivo para todos los jóvenes de Centro América. “Esperamos que el calor de este encuentro- dijo Mons. Fernández Guillén, presidente de la conferencia episcopal, llegue también a los jóvenes de nuestro país”.

Ad Limina Visit Costa Rica