20 de febrero de 2017
Vietnam

La familia es el remedio

Contra el divorcio y la crisis matrimonial, los obispos vietnamitas lanzan el Año de la Familia

En la página web de AsiaNews:

“En 2016 hubo más de 60 mil casos de divorcio en todo el país. La causa de separación son los estilos de vida de la familia, seguidos por el adulterio y la violencia. La crisis afecta principalmente a parejas jóvenes. Se organizan oraciones y reuniones para reconstruir la unidad fundamental de la sociedad.

Para hacer frente a los retos planteados por la modernidad, para reconstruir el tejido social y personal cada vez más roto, la Iglesia vietnamita ha decidido dedicar el 2017 a la familia que siempre ha sido considerada como la unidad básica y fundadora del país. Los obispos han decidido dedicar una atención especial a los nuevos núcleos en formación, para lo cual se han previsto seminarios y cursos dedicados a parejas que se preparan para el matrimonio y la vida familiar.

La principal causa de divorcio es el choque en el estilo de vida familiar y los problemas cotidianos. A estos le siguen el adulterio (25,9%), los problemas financieros (13%), la violencia doméstica (6,7%), la salud (2,2%) y el hecho de vivir a grandes distancias [los cónyuges].

Lo más preocupante es que la cifra de separaciones se incrementa no sólo en las ciudades y en los grandes centros urbanos, sino también en las zonas rurales. Por otra parte, el porcentaje de casos de divorcio en parejas jóvenes es de más de 70% entre 22 y 30 años. En este contexto, más del 60% de los hogares permanecen casados ​​por uno a cinco años y ya han tenido hijos en común.

Números alarmantes, que han llevado a la Iglesia Católica a formar catequistas y religiosos, con el objetivo de fortalecer la pastoral familiar a través de encuentros, grupos de escucha, asesoramiento y oración. Una respuesta a la llamada lanzada por los sacerdotes y operadores, que destacó la necesidad de un camino basado en la fe, el único elemento en el que fundar una relación que puede ser lo suficientemente estable.

La Sra Hien, católica activa en trabajo social en Đà Lat, señala que si en la familia hay una «educación moral» cada miembro es capaz de «cuidar del otro» y el «riesgo» de romper los vínculos es redimensionado. «Lo importante – advierte – es que las parejas sepan cómo pensar y cuidar de los demás, respetando los valores tradicionales de la familia vietnamita.»”