28 de marzo de 2017
Canadá Occidental

Laicos y familias misioneras para el futuro de la Iglesia

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Canadá Occidental, recibidos ayer por el card. Farrell en el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, hablaron de la realidad de una sociedad altamente secularizada y muy alejada de los valores cristianos. Esto se manifiesta, entre otras cosas, en el elevado número de abortos, en las dificultades de las familias para mantener un “vínculo para siempre” y en la aprobación de leyes que favorecen la eutanasia y el suicidio asistido.

En tal contexto, caracterizado geográficamente por grandes extensiones territoriales, escasamente pobladas, el papel de los laicos y de numerosas familias misioneras ha sido descrito como crucial. Ellos son los que tienen la responsabilidad, dada la escasez de sacerdotes, de la pastoral de varias parroquias y los que se hacen cargo de las catequesis y de las obras de caridad. Los obispos de la región se apoyan mucho en esta realidad y las palabras de Mons. Vila, en la entrevista que publicamos, van en este mismo sentido. “Por este motivo - dijo el prelado – hay que formar familias y laicos que dediquen su tiempo y sus recursos a la evangelización”. Además, - continuó-, “son muy importantes porque poseen en su interior la semilla de la vida”.

 En esta región, la Iglesia está muy presente en las áreas de salud y educación a través de los hospitales, hogares y residencias para los ancianos, pero sobre todo gracias a muchas escuelas católicas con un personal casi exclusivamente laico.

Un elemento nuevo es la creciente presencia de las comunidades de inmigrantes, en ciudades como Vancouver o Calgary, que han dado un nuevo impulso a las iglesias locales. También los canadienses nativos, Inuit en su mayoría, son, según las afirmaciones de los obispos, un recurso valioso debido al lugar privilegiado que su cultura da a la familia y a la educación de los hijos.

Durante el encuentro con el cardenal Farrell y los funcionarios del Dicasterio, se ha subrayado en repetidas ocasiones la necesidad de tomar en cuenta de manera realista el hecho de que la Iglesia de hoy en día realiza su misión en una sociedad post-cristiana y se ha de tomar como punto de partida el anuncio de los elementos fundamentales de la fe cristiana. Todo esto habría que hacerlo, esto es lo que dijo el prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, con el estilo del Papa Francisco, con sencillez y audacia, convencidos de que el anuncio del Evangelio - como ha ocurrido tantas veces - puede transformar la historia.

Ad Limina Visit Canadian Assembly of Western Catholic Bishops