06 de septiembre de 2017
Movimientos - Comunidades

Treinta cinco años de evangelización a los jóvenes

Papa Francisco encuentra tres mil miembros, jóvenes y menos jóvenes, de la Comunidad Católica Shalom, en el aniversario de su fundación.

Abajo el narcisismo, salir de sí mismo, entregarse a sí mismo y dialogar con la generación de los ancianos que saben transmitir la sabiduría de la vida. Este es el desafiante mandato que el Papa Francisco dio a los jóvenes de la Comunidad Católica Shalom en la audiencia concedida el lunes 4 de septiembre, en ocasión del XXXV aniversario de la fundación.

Respondiendo a las preguntas de Juan, chileno, de Justine, francesa y de Mateus, brasileño, el Papa animó a los jóvenes a “salir compartiendo con los demás … y para contarle a los demás que Dios es bueno, que Dios te está esperando aun en los peores momentos de la vida”. Para escapar a los tentáculos del narcisismo y de la droga el Papa Francisco invitó a los presentes a no mirarse en el espejo, “porque el espejo engaña”, y a tener los pies en la tierra y a enraizarse en la realidad.

“¿Son conscientes de los verdaderos arraigos que hay en el corazón, son conscientes de sus raíces, son conscientes de sus amores, son conscientes de sus proyectos, son conscientes de la capacidad creativa que tienen, son conscientes de que son poetas en este universo para crear cosas nuevas y lindas?” A los ancianos de la comunidad les encomendó la tarea de “pasar la antorcha, pasar la herencia, pasar el carisma”. 

La Comunidad Católica Shalom nació en Fortaleza, Brasil, cuando Moysés de Azevedo respondió a la llamada de evangelizar a los jóvenes abriendo un local donde los jóvenes se reunían libremente no sólo para comer un sándwich o una pizza sino también para hablar y recibir un consejo, ayuda. A partir de estas experiencias, surgieron los primeros encuentros de oración, las primeras misiones con los jóvenes y todas las demás iniciativas que han hecho crecer a la Comunidad. Expandida en varios países del mundo, en 2007 fue reconocida por el Pontificio Consejo para los Laicos como asociación internacional de fieles.

En estos días la Comunidad está celebrando un Convenio en Roma con unos tres mil jóvenes. También harán una peregrinación a algunas basílicas romanas y a Asís. En la tarde del martes 5 de septiembre, el Cardenal Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio, celebró la Misa para los participantes del Convenio reunidos en el Auditorio de la Conciliación.

También quiso alentar a los jóvenes a aceptar la poderosa palabra de Jesús, diferente de todas las demás, y a no tener miedo a seguirlo: “¡No tengáis miedo a tomar la dirección correcta, siguiendo al Señor! “Muchos de estos evangelizadores del futuro -dijo el cardenal- están quizás presentes aquí, hoy, en esta celebración eucarística”.

El Convenio, cuenta con tiempos de oración, formación, cultura y arte, y durará hasta el sábado 9, día en el que Moysés entregará las conclusiones y dará el mandato misionero a los jóvenes evangelizadores de jóvenes.