22 de agosto de 2018
Dublín: Matthew Lickona

La dignidad en línea de los niños

“El gran truco de Internet es engañar a las personas para que confundan una presencia en línea con la vida”

“Antes del surgimiento de los medios sociales, nunca había escuchado la orden '¡Suicídate!’ (Kill yourself)”. Hoy en día es una respuesta estándar en línea, una de las 100 respuestas de las 78.000 utilizadas en los generadores de meme. La mayoría de la gente no lo dice en serio, pero ¿qué posibilidades tiene la dignidad de ser afirmada en este terreno?

Esta fue una de las preguntas que Matthew Lickona, del “San Diego Reader”, se hizo a sí mismo en la mesa redonda sobre "Dignidad y seguridad en una era digital: afrontar un nuevo reto para las familias".

"Si habéis pasado mucho tiempo en Instagram – añadió dirigiéndose a los participantes -  tenéis que saber que 'compartir' a menudo significa 'publicidad' y el producto que se vende es el yo. No el verdadero yo, por supuesto, sino la versión del yo que se piensa que atrae más atención y aprobación”.

La solución aquí, continuó, "es simple pero difícil: ayudar a los niños a construir una realidad social en la realidad. He aquí un paso sencillo: reunir a la familia para cenar, prohibir la tecnología en la mesa y turnarse para hacer preguntas. Una dificultad obvia: aunque el yo en línea puede no ser real, puede requerir una fuerte devoción. Una buena respuesta a esta devoción es examinarla juntos: ¿por qué son importantes para ti estas cosas? ¿Te hace más feliz o más triste? ¿Cómo lo sabes? En conclusión: El gran truco de Internet es engañar a las personas para que confundan una presencia en línea con la vida. Y no hay dignidad en vivir una mentira”.