06 de agosto de 2018
Dublín

La familia esperanza para la Iglesia y para el mundo

Este es el título de la contribución del Cardenal Farrell al voluminoso Dossier de Vita Pastorale preparado para el Encuentro mundial de las Familias

Si "la familia es una fábrica de esperanza, lo más hermoso que Dios ha hecho", como lo expresó el Papa Francisco en Filadelfia, es en el signo de la belleza y de la alegría del amor (Amoris Laetitia) que "la Iglesia desea anunciar al mundo a través de la familia: la posibilidad real de que todo hombre vea este amor manifestado para creer y crecer en la certeza de que alguien lo ha amado y continúa amándolo cada día de su vida".

El cardenal Farrell señala la especificidad de la fe cristiana con respecto al matrimonio y a la realidad familiar: "La familia no es una institución católica, sino una dimensión antropológica que pertenece a todas las sociedades y a todas las religiones. Lo que la fe cristiana añade a la realidad familiar es la conciencia de su misión específica en el mundo a través de la presencia de Cristo en el sacramento del matrimonio". Los bienes capaces de generar relaciones virtuosas en la sociedad, empezando por la estabilidad, y en el mundo laboral son generados en la familia. Si "el capital familiar es la base de las virtudes sociales", entonces la familia es el primer factor de humanización de las personas y de la vida social".