22 de febrero de 2018
Papa Francisco

Las Jornadas mundiales de la juventud, un desafío para los valientes

La invitación a no tener miedo, la importancia del nombre, la gracia de Dios y el valor para el presente: estos son los cuatro puntos cardinales del Mensaje del Papa Francisco para las JMJ 2018

«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios» (Lc 1,30) es el tema del Mensaje del Papa Francisco a los jóvenes en el camino de preparación a las  XXXIII Jornadas Mundiales de la Juventud 2018, celebradas a nivel diocesano el Domingo de Ramos.

Este es el segundo Mensaje (hecho público hoy) que el Papa Francisco ha dirigido a los jóvenes en el itinerario de preparación de las JMJ de Panamá, que tendrán lugar del 22 al 27 de enero de 2019 y actualmente cuenta 1220 grupos entre los inscritos, para un total de 51059 peregrinos, procedentes de unos 70 países.

“Hemos elegido – escribe el Papa - a María, la joven de Nazaret, a quien Dios escogió como Madre de su Hijo, para que nos acompañe en este viaje con su ejemplo y su intercesión. Ella camina con nosotros hacia el Sínodo y las JMJ de Panamá”.

A partir de la invitación “No temas” se desarrolla el primer momento de reflexión: “Son las palabras pronunciadas por el mensajero de Dios, el arcángel Gabriel, a María, una sencilla jovencita de un pequeño pueblo de Galilea. […] Y vosotros jóvenes – pregunta el Papa – ¿qué miedos tenéis?”

En los momentos en que “las dudas y los miedos inundan nuestros corazones”, Francisco subraya cuanto “resulta imprescindible el discernimiento. Nos permite poner orden en la confusión de nuestros pensamientos y sentimientos, para actuar de una manera justa y prudente”.

Otro momento de reflexión, es el que parte de la invocación “¡María!”: “El primer motivo para no tener miedo es precisamente el hecho de que Dios nos llama por nuestro nombre. El ángel, mensajero de Dios, llamó a María por su nombre”, escribe el Papa. “Queridos jóvenes: Ser llamados por nuestro nombre es, por lo tanto, signo de la gran dignidad que tenemos a los ojos de Dios, de su predilección por nosotros. Y Dios llama a cada uno de vosotros por vuestro nombre”.

Seguidamente, hay un pasaje relacionado con la gracia: “Has encontrado gracia ante Dios”. “El motivo principal por el que María no debe temer – explica Francisco – es porque ha encontrado gracia ante Dios. La palabra «gracia» nos habla de amor gratuito e inmerecido”, y “de la convicción de que la gracia de Dios está con nosotros y de ella nos viene la fuerza para tener valor en el presente”, último punto del discurso del Papa. Se trata, añade, del “valor para llevar adelante lo que Dios nos pide aquí y ahora, en cada ámbito de nuestra vida; valor para abrazar la vocación que Dios nos muestra; valor para vivir nuestra fe sin ocultarla o rebajarla”.

El encuentro de Panamá se acerca cada vez más, y el Papa provoca a los jóvenes diciéndoles: “Las JMJ son para los valientes, no para jóvenes que sólo buscan comodidad y que retroceden ante las dificultades. ¿Aceptáis el desafío?”