24 de agosto de 2018
Encuentro mundial familias

Mons. Simón Vázquez (Santa Sede), "papel importante y necesario" del asociacionismo

"Las asociaciones familiares juegan hoy en día un papel muy importante y necesario en la promoción del Evangelio de la familia. Y esto al menos por dos razones: la primera se refiere al contexto socio-cultural actual, la segunda a la conciencia más realista del ser y de la misión de la familia después de la exhortación Amoris Laetitia". Estas fueron palabras de mons. Carlos Simón Vázquez, delegado del Prefecto de nuestro Dicasterio, en su intervención en el Encuentro mundial de las familias que se está celebrando en Dublín. "La ley, la economía y la política consideran fundamentalmente al individuo y no a la familia como sujeto", observó: "El  asociacionismo familiar busca en primer lugar la ayuda mutua entre las familias para el desarrollo humano y espiritual de sus miembros", pero "hay una segunda dimensión que es complementaria a la anterior y que también es urgente hoy en día", la de "promover iniciativas sociales en los diversos ámbitos de atención y defensa de la familia: educación, medios de comunicación, derechos y políticas familiares, familias numerosas, etc.". Por lo tanto, "las asociaciones familiares son familias que se unen a otras familias para producir un sistema de acciones al servicio de la sociedad y de la Iglesia". Para mons. Vázquez, "el asociacionismo no tiene otra función que facilitar esa gramática intrínseca de la familia" y su acción "tiende a permitir que la familia actúe como una red que transmite el estilo familiar a todo lo que la rodea. Y así el estilo familiar hará que la sociedad sea más justa, pacífica, solidaria y subsidiaria". "El asociacionismo promueve la vocación y la misión de la familia para que pueda encarnarse más y hacerse más responsable y activa en la Nueva Evangelización cada día", concluyó.