14 de marzo de 2018
En el mundo

Cada vez más femenina

De África a Asia, las mujeres son piedras angulares de la Iglesia y de la sociedad

“Si el Espíritu Santo es la fuerza invisible de la Iglesia de África, las mujeres son sin duda la fuerza tangible. Las mujeres son más numerosas, más valientes, más dinámicas, más activas y a veces más competentes. Sin mujeres, nuestras iglesias en África estarían casi vacías, tanto en presencia como en fuerza”: lo ha declarado a la agencia Fides el Padre Donald Zagore, de la Sociedad de Misiones Africanas, refiriéndose al Día de la Mujer celebrado hace unos días.

El P. Zagore habla de la necesidad de “reinventar la teología de las mujeres”: esta reflexión teológica, prosigue, “debería tener su origen ante todo en la teología mariana. En María, Madre de Dios, Madre de la Iglesia; Ella es la mujer que en su propio ser continúa llevando a la Iglesia en su seno con su dinamismo espiritual y material”.

Desde otro punto de vista, continúa el Padre Donald, África tiene como modelo eclesiológico a la "Iglesia familia de Dios: es un maná del cielo enviado para que la mujer esté aún más involucrada, ya que la mujer sigue siendo el pulmón de la familia en la cultura africana. Sin la mujer, la familia se derrumbaría”.

Con la misma perspectiva de centralidad de las mujeres y su pleno desarrollo, en Pakistán, Caritas ha puesto en marcha el proyecto "Medios de vida", con el lema "Empoderar a las mujeres, empoderar a Pakistán". El programa de formación teórica y práctica ha enseñado a 240 mujeres y niñas a convertirse en empresarias en los últimos seis meses. El 8 de marzo, las primeras 135 mujeres completaron con éxito el curso de formación para iniciar su actividad empresarial, especialmente en el sector textil y de costura.

Samina Maqbool, coordinadora del proyecto, en relación a este tema declaró a  Fides: "Los cursos de formación que hemos organizado para estas mujeres abarcan diversos sectores económicos y productivos como la fabricación de velas, la artesanía, la producción de joyas, la imprenta, el corte y confección, la serigrafía, el diseño de vestuario y la moda". Samina Maqbool es una empresaria y tiene un negocio de velas a domicilio: "Nuestro programa ha tenido mucho éxito; hemos capacitado a nuestras mujeres para realizar estudios de mercado y estudios de factibilidad. Hemos cumplido el deseo de las mujeres de iniciar actividades laborales domésticas. 54 niñas ya han comenzado sus actividades, mientras que otras 65 niñas han encontrado trabajo en diferentes fábricas o empresas”.

Gracias a los beneficios de estas actividades, las mujeres logran matricular a menudo a sus hijos en la escuela o mejorar su educación, creando así un círculo virtuoso de promoción humana y social.