02 de octubre de 2018
Hacia el Sínodo de los jóvenes

¿Seguimos siendo libres con los Smartphone en la mano?

Miles de estudiantes de secundaria, católicos rumanos, participan en un programa educativo nacional

"Los smartphone y las tablet  parecen haber existido siempre, pero tienen poco más de una década. Además, no son, como se cree, cajas vacías, sino cajas llenas y se encargan de llenarlas un puñado de sociedades globales que trabajan con la lógica del beneficio y no con la lógica educativa. Por esta razón, en el tiempo de las aparentes infinitas opciones, los más jóvenes tienen la ilusión de elegir (música, videojuegos, chat, etc.), pero a menudo hay quienes ya han elegido por ellos y rara vez han elegido su bien". Estas son palabras de Marco Brusati, colaborador de nuestro dicasterio, director de Hope  y responsable de la iniciativa World Youth Hope con el equipo de la Oficina de Pastoral Juvenil de la Diócesis greco-católica de Oradea, dirigida por Don Pablo Popa y en la que participarán miles de estudiantes de institutos católicos de Rumanía.

Cada reunión incluye un informe introductorio con numerosas pistas sobre cómo las herramientas de los medios de comunicación pueden convertirse en sujetos y no en objetos; seguidamente, tendrán lugar los trabajos de grupo dirigidos por profesores de secundaria especialmente formados en un encuentro celebrado en Brasov el pasado 5 de septiembre. En los trabajos de grupo se desarrollarán dos temas: un mensaje colectivo para un grande de la tierra y un proyecto de vida personal, que luego se tratará también en la continuación del año escolar, especialmente en las horas de religión.

Los encuentros se celebrarán en octubre: el día 5 en Cluj Napoca, el 12 en Blaj, el 19 y 20 en Bucarest y el 26 en Oradea.

La iniciativa cuenta con el apoyo activo de monseñor Virgil Bercea, obispo de la diócesis greco-católica de Oradea y responsable de la Comisión de la Juventud de la Conferencia Episcopal Rumana.  "Hay un desafío educativo de primera importancia -dice el obispo- porque lo que llega a través del sistema de medios de comunicación entra en la vida real de nuestros chicos y chicas. Por esta razón, estoy convencido de que la iniciativa World Youth Hope puede proponer una respuesta de orientación cristiana a los problemas concretos de la juventud vinculados al mundo de los medios de comunicación y que también han surgido en los trabajos preparatorios del Sínodo".